El pasado viernes, 21 de diciembre, 44 personas obtuvieron el título que acredita su formación en albañilería, acabados rígidos y montaje de elevadores. Talleres de empleo de 6 meses ofertados por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan para la obtención de la certificación profesional en el sector de la construcción. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, y la concejala de Empleo Social, Rosa Idalia Cruz, entregaron los diplomas en el Centro Devis. Los talleres de formación son una de las líneas de política activa de empleo que, desde el inicio del mandato, puso en marcha el equipo de Gobierno.

Un total de 44 personas han finalizado su formación en el sector de la construcción, 24 en albañilería, 12 en aparatos elevadores y 8 más en acabados rígidos. Formación que les da una oportunidad de inserción en el mercado laboral.

Los talleres, con una duración de 6 meses, son el resultado de las políticas activas de empleo que desarrolla el equipo de Gobierno alcazareño. Políticas que se están acometiendo en tres líneas diferentes: protección a parados de larga duración a través de diferentes planes de empleo, formación para la mejora de la inserción laboral y estímulo a la inversión empresarial para generar empleo desde el sector privado. Así lo explicó la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, que junto con la concejala de Empleo Social, Rosa Idalia Cruz, entregó las 44 nuevas acreditaciones.

“Gracias a las políticas activas de empleo que estamos llevando a cabo hemos conseguido reducir el desempleo y tenemos una de las tasas más bajas de la provincia y de la región, además de estar generando trabajo por encima de la media nacional”, comentó Melchor. En la actualidad, la tasa de desempleo se sitúa en el 19%, un porcentaje que se ha reducido considerablemente en los últimos años, ya que en 2016 ésta se encontraba en torno al 30%.

El sector de la construcción es uno de los que mayor número de trabajadores demanda en la comarca y uno de los que más variedad de especializaciones puede ofrecer. Un sector importante también para la mejora de la accesibilidad, condición ‘sine que non’ para las ciudades del siglo XXI. Este es el caso de Alcázar de San Juan que, no sólo tiene en cuenta criterios de accesibilidad en las obras urbanas, también en la mejora de los edificios públicos, como es el caso de la piscina cubierta -que gracias a la reciente instalación de un elevador ya es accesible al cien por cien- y el Museo Municipal, en el que en 2019 se instalará otro aparato para que todo el mundo pueda disfrutar de las exposiciones y los eventos que en él se organizan.

“La accesibilidad es el futuro y requiere de profesionales cualificados. Acercar a los alcazareños y alcazareñas que están desempleados o quieren mejorar su formación en el sector de la construcción a este tipo de formación es darles una mayor oportunidad para su incorporación al mercado laboral; ya que estos talleres se ajustan a las demandas actuales de este mercado”.