El pintor local Luis Ibáñez expone en el Museo Municipal la colección “Onironautas” con un total de 50 obras, que beben de la corriente del realismo onírico. El autor plantea la idea de que a menudo el mundo que nos rodea está plagado de representaciones de los miedos e inquietudes que surgen de nuestro interior. Los cuadros hablan de sus fantasmas interiores, reflejando sus pesares en su trabajo. La intención del autor es que el espectador pase por su misma terapia.

En la inauguración de la exposición el concejal de Cultura, Mariano Cuartero, mostró su apoyo a Luis Ibáñez ya que ofrece a la ciudadanía una obra plástica de calidad.
La exposición podrá visitarse hasta el 17 de noviembre, donde el visitante observará detenidamente el interior del subconsciente.

Los cuadros que se exponen en esta muestra aparecen ante nosotros como postales de la soledad, la rutina y el caos de la sociedad actual. Cada unas de estas obras reclama al espectador que se detenga ante ellas olvidando la imagen evidente para dejar paso a las sensaciones personales.

En esta nueva fase de su proyecto, el artista avanza un paso más hacia el interior de los miedos, emoción que el pintor considera que es el origen. Retratando a los personajes y su entorno, el paisaje de sus temores.

Los Onironautas son los viajeros de los sueños. En el empeño en trasladarnos sus sueños, Ibáñez consigue lo que todo artista desea: provocar una inquietud. El artista ha invertido años de duro trabajo para que cuando veamos sus postales del alma, nos sintamos como él, que cuando alejemos la mirada de la oscuridad veamos la luz con más claridad.
La colección es la primera vez que se expone como tal aunque algunos de sus cuadros ya visitaran la Casa de cultura en 2015, una muestra que luego giró, incluso formó parte del Festival Siete Soles, Siete Lunas que estuvo en Italia, Portugal y las Azores.