El presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha, Agustín Rabadán, ha pedido hoy que cesen los ataques contra la caza, que se ha convertido en el objetivo de determinados colectivos radicales amparados por algunas formaciones políticas, que se han propuesto acabar con esta afición y tradición.

Rabadán ha realizado este llamamiento durante su intervención hoy en la Gala de la Caza que se ha celebrado en Campo de Criptana (Ciudad Real), en la que se han dado cita números cazadores de la región.

La gala ha contado con la presencia de la delegada de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha en Ciudad Real, Carmen Olmedo, y con el alcalde de Campo de Criptana, Santiago Lucas-Torres, entre otras autoridades e invitados.

Rabadán ha recordado que la Fundación Artemisan, de la que la Federación de Caza de Castilla-La Mancha es colaboradora, ha publicado un estudio económico que deja claro que la caza mueve en Castilla-La Mancha más de 630 millones de euros al año y genera alrededor de 24.000 puestos de trabajo, directos e indirectos.

Datos, ha apuntado, que ni la Administración ni el resto de fuerzas políticas  pueden obviar ni ningunear.

A la contundencia de estas cifras, ha señalado, se une el hecho de que la caza en Castilla-La Mancha es la historia de sus pueblos, de sus gentes, de sus tradiciones, y hoy en día, ha dicho, “se está poniendo en riesgo” cuando lo que hay que hacer,  “es ponerla en valor y decir basta ya, con la caza no se juega”.

En este sentido, ha querido recordarle al presidente del Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page,  a propósito de la recién aprobada reforma de la Ley de Caza, el firme compromiso que mostró en nombre del gobierno regional con la caza.

“Públicamente lo agradecemos”, pero, ha advertido, “esperamos que este compromiso no se quede en palabras vanas y sea verdad, pues estaremos vigilantes para que así sea”.

Rabadán ha comentado que la Federación de Caza sólo pide respeto y que a los cazadores de la región les “dejen cazar en paz”,  parando de una vez las prohibiciones y restricciones a la actividad cinegética, que es la actividad más reglada y restringida de cuantas actividades se practican en España.

En cuanto a la reforma de la Ley de Caza, incluidas sus enmiendas, ha comentado que “tiene aspectos que no nos gustan, ni a nosotros ni a nadie del sector cinegético, y así lo hemos venido manifestando y denunciando tanto públicamente como por los cauces legales de forma reiterada”.

Para Rabadán, debe quedar claro que la Ley se ha aprobado “sin el beneplácito de la Federación”, pues introduce aspectos negativos como la problemática que pudiera surgir con la caza nocturna dada la inseguridad jurídica de la redacción final, o el aumento de las zonas y distancias de seguridad, ampliándose a los senderos de uso público, que pueden generar una gran inseguridad jurídica.

La Federación, ha recordado, está en contra de la posibilidad de decomisar armas por los agentes medioambientales, del aumento del régimen sancionador, o de las restricciones para el control de predadores en cotos intensivos, medida que perjudica al resto de cotos colindantes, ha dicho.

Y lógicamente, ha apuntado, “tampoco nos han gustado las formas de introducir cambios de última hora a la Ley vía enmiendas, pues, tras dos años de arduo trabajo, negociaciones sobre el articulado, incluso palabra por palabra, y cesiones para favorecer posibles entendimientos con otros colectivos, hemos tenido que ser testigos de cómo se han visto parcialmente truncados, vía enmiendas en Comisión, sin consenso alguno con el sector”.

A pesar de todo ello, ha señalado, la Ley de Caza también tiene aspectos positivos, que incluso mejoran determinadas cuestiones de la regulación anterior y que también es de justicia reconocerlo, ha indicado.

Uno de ellos es que se mantiene la posibilidad de cazar a partir de los 14 años, cuestión que ha estado en el candelero, o el hecho de que la ley venga a dar total prioridad a la caza social, recuperando la figura de los cotos sociales.

También incorpora facilidades para la constitución de cotos rebajando el porcentaje de firmas necesarias para ello, y prevé la inclusión en los planes técnicos del control de daños y control de predadores, ha recordado.

La Ley establece la exención de las tasas de las licencias de caza para jubilados, y establece bonificaciones de hasta el 65% de las tasas de matrículas para cotos titularidad de sociedades federadas, solicitud que la federación ha venido reivindicando desde antiguo y que se ve ahora conseguida.

Por último, el presidente de la Federación se ha referido a los problemas de los daños ocasionados por los conejos, un problema en el que la Federación lleva mucho tiempo trabajando para buscar soluciones, solicitando a la Administración central que aporte medidas que le competen en zonas de seguridad, como son las autovías, los márgenes de líneas ferroviarias o de los ríos.

La entrada El presidente de la Federación de Caza de Castilla-La Mancha pide que cesen los ataques contra la caza se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.