La Escuela Municipal de Fútbol de Alcázar de San Juan, que con 310 niños y niñas y 17 equipos es una de las más numerosas de la ciudad, celebró el pasado domingo, 10 de junio, el final de temporada con su tradicional jornada de convivencia familiar. Un encuentro que pone el broche de oro a una magnífica temporada en la que el esfuerzo, la diversión y el aprendizaje en valores se han traducido en la obtención de importantes logros para la escuela. El más destacable, el ascenso a regional de los cadetes. Alcaldesa y concejal de Deportes estuvieron con ellos.

El deporte, el desarrollo físico, la diversión y valores como el trabajo en equipo y el esfuerzo son los objetivos de la Escuela Municipal de Fútbol de Alcázar de San Juan, por encima de logros y victorias. “Por supuesto que enseñamos a chicos y chicas a competir, pero este no es el principal objetivo. Queremos que valoren el trabajo y el esfuerzo para que les sirva en la vida real”, comenta Félix Monreal Romero, director de la escuela; apuntando también que el deporte, en este caso el fútbol, debe ser un complemento de la educación escolar.

La escuela de fútbol de Alcázar ha contado esta temporada con un alumnado de 310 niños y niñas y 17 equipos, entre ellos uno femenino. Equipos que han trabajado muy bien a lo largo del curso y que han obtenido importantes logros para la escuela y para la ciudad: el ascenso de los cadetes a la liga regional, el equipo infantil que se ha proclamado campeón provincial o el buen papel desarrollado por los benjamines. “Estamos orgullosos de la clasificación y el resultado del trabajo, pero insisto en que ganar no es el principal objetivo”, apunta el director de la escuela. Y esto es algo que se podía palpar el pasado domingo en la jornada de convivencia familiar que la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, y el concejal de Deportes, Javier Ortega, compartieron con monitores, niños, niñas, padres, madres y familiares en el Campo Municipal de Fútbol.

La alcaldesa destacó la formación en valores que propicia el deporte, cualquier disciplina, recordando que Alcázar cuenta con 7 escuelas deportivas que aportan una formación y una posibilidad de elección muy variada, desde los deportes más tradicionales -como son el fútbol o el baloncesto- hasta disciplinas menos masivas como la gimnasia rítmica, el ajedrez, el tenis de mesa, el balonmano o el atletismo.

“Como siempre, es un placer compartir una jornada que va más allá de lo deportivo. Una jornada de convivencia familiar que sirve para clausurar el curso de la escuela”. La primera edil agradeció el trabajo realizado por los responsables de esta escuela tan numerosa, poniendo en valor la tarea realizada a lo largo de toda la temporada “y que hayan conseguido que tanto los chicos y las chicas, como sus familias, entiendan que el objetivo principal del deporte es divertirse y el aprendizaje en valores y disciplina deportiva, por encima de triunfos o derrotas”.

La jornada de convivencia finalizó con una comida de fraternidad en la que no faltó la tradicional paella.