Unos 40 puestos artesanos rodean el entorno de la Plaza de Toros de Alcázar de San Juan con motivo de las fiestas de San Juan. Un Mercado Medieval en el que no falta la animación, de la mano de un Quijote y un Sancho muy especiales.

La Asociación Cultural y Artesana Medieval El Quijote ha vuelto de nuevo a Alcázar de San Juan para dar colorido y calidad a las fiestas de Moros y Cristianos con su Mercado Medieval cervantino. Unos 40 puestos con variedad de productos artesanos y de la tierra, además de tabernas, talleres de modelado cerámico y escritura medieval y la animación de un Quijote y un Sancho de la Compañía Guirigay de Ciudad Real.

Es el segundo año que este mercado se integra en las fiestas de San Juan, gracias a que la ciudad “es una de las plazas más importantes de la provincia, en cuanto a afluencia de público y negocio”, explicó el concejal de Festejos, Gonzalo Redondo, que junto a la alcaldesa, Rosa Melchor, y el concejal de Proximidad, Javier Ortega, visitaron los puestos de artesanía. Un mercado que suma color a una fiesta que este año contará con más filas y escuadras, gracias a la participación de 80 personas de la ciudad alicantina de Elda, con la que el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan está ultimando el hermanamiento.

El mercado ha realizado una de sus paradas en Alcázar de San Juan, ciudad incluida en la ‘Ruta del Quijote’ por la que la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha está apostando como vía de atracción de turismo.

Gregorio Berjada, presidente de la asociación encargada del mercado, coincidió con Redondo en la buena respuesta del público alcazareño a este tipo de iniciativas y confía en seguir participando en las fiestas de San Juan los próximos años.