Gonzalo Escribano ha presentado su último corto, Tengo Miedo, que está protagonizado por Luisa Gavasa (Premio Goya a la mejor interpretación femenina por La Novia) y Ángela Villar. Un corto que denomina de cine artesanal que trascurre con un diálogo entre una madre enferma de cáncer y su hija. Una situación dramática que describe la difícil situación de las personas con esta enfermedad, pero que acaba siendo una hilarante descripción de la relación madre e hija.
La presentación se realizaba en un abarrotado Salón noble del ayuntamiento al que acudieron amigos, colegas y seguidores del director que lleva ya muchos años experimentando en los diversos aspectos del cine (del humor en su más amplio sentido) e incluso ha realizado interesantes inmersiones en el difícil mundo del teatro.

El concejal de Cultura, Mariano Cuartero, en la presentación, insistía en que es un orgullo contar con jóvenes creadores de este nivel. Dice que el actual, es un buen momento, una edad de oro, no ya solo de producción de cortometrajes sino del celuloide en general. El dato es que grandes actrices del panorama nacional se suman a los proyectos de los directores alcazareños y esa es la mejor prueba que se puede aportar para describir el excelente nivel de este arte.

Como un cortometraje profesional, describe Gonzalo Escribano su obra, “es un trabajo que desde su concepción ha sido muy emocionante y muy reconfortante”. Se ha contado con un gran equipo (participa prácticamente gente de todas las asociaciones alcazareñas relacionadas con el audiovisual) “en el que hemos acuñado el término de cine artesanal, hecho con las manos, hemos trabajado desde abajo, trabajando mucho y por ello estamos contentos doblemente”. Es una evolución de la trayectoria del director en la que se centra un poco más en los detalles del cine, “es un corto intimista”, en el que prima el interés por escribir y contar historias. Dice que es “Manchego y cosmopolita, con trazos de ciencia ficción”. Va a ir a todos los festivales “ya que hay un equipo maravilloso” y por ello cree que pueden quedar muy bien en los festivales.

Para la reconocida actriz, Luisa Gavasa, que asistía a la presentación, participar en este corto ha sido un regalo de la vida. Un guión al que no pudo decir que no después de leerlo “la vida me va sorprendiendo constantemente y conocer a este director ha sido un regalo”, en el que ha trabajado con su marido, Zuren Monchi-Zadeh, como director de fotografía. Además le ha permitido trabajar en un género que es la comedia y con una actriz a la que también admira, Ángela Villar, “vengo del drama lorquiano y dije esto no me lo puedo perder”. Defiende que hay que apoyar a los cortometrajistas porque cree que son la cantera del cine “de esta forma te das cuenta de los grandes talentos que hay y de los puntos de vista distintos de los jóvenes creadores”.

Ángela Villar destacaba la originalidad del guión porque sorprende, “tiene una profundidad brutal y un sentido del humor maravilloso” ha sido como un juego y “al ir leyéndolo, me he ido sorprendiendo de la imaginación que tiene Gonzalo Escribano, ha sido un placer”. Conoce la mancha porque su padre es de Munera (Albacete). Para ella ha sido una suerte trabajar con Luisa Gavasa, estar con una actriz de su peso en la interpretación.

Galería de Imágenes