Las actividades juveniles de invierno y verano de cine y fotografía ofertadas por la Concejalía de Infancia y Juventud se han unido para el rodaje de un corto sobre violencia de género. Un trabajo creado, dirigido y producido por el propio alumnado. Desde la asociación Rosebud -que lleva dos años al frente de estos talleres dirigidos a jóvenes entre 12 y 18 años- se sienten satisfechos con el interés que están despertando entre los jóvenes alcazareños y los resultados del aprendizaje. La alcaldesa de Alcázar de San Juan estuvo presente durante el rodaje de una escena.

El taller de cine se ha estado desarrollando durante los meses de noviembre y abril, aplazándose la grabación del cortometraje final hasta el mes de julio, lo que ha permitido que se sumen al proyecto algunos alumnos y alumnas del taller de fotografía que se ha impartido durante el verano, algunos de ellos participando como extras.

La asociación Rosebud es la encargada de formar a los jóvenes e introducirlos en el mundo de la imagen y “los entresijos” del cine. “Perseguíamos el objetivo de mostrar lo que hay detrás de una película, que los jóvenes conocieran todo el proceso, desde la realización del guión, la producción, el rodaje y la edición. Todos han hecho de todo en el taller. A través de la práctica, con grabaciones de cortos en un día, han ido rotando por todos los puestos”, comenta Laura Barco, miembro de la asociación.

Un objetivo logrado, ya que el alumnado ha entendido el mensaje y se enfrentan al rodaje del corto -que se prolongará durante el fin de semana- como unos auténticos profesionales. “Es una experiencia enriquecedora que te hace ver la complejidad del cine, el trabajo que tiene detrás y entender por qué es un arte”, asegura Julio Ponce, uno de los alumnos del taller de cine que participa en el rodaje del corto ideado por su compañera Irene Lozano, guionista y directora.El corto cuenta una historia para concienciar a los jóvenes sobre la violencia de género.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, junto con la concejala de Infancia y Juventud, Bárbara Sánchez-Mateos, pudo presenciar el rodaje de una escena y se sintió sorprendida por la actitud de estos jóvenes, así como por el tema escogido. “Que trabajen para concienciar a los jóvenes sobre la violencia de género haciendo algo que les gusta refuerza la labor que se viene haciendo desde las instituciones. Ellos son la base para prevenir que se produzca este tipo de violencia”. Por otra parte, puso en valor la labor desarrollada por Rosebud que ha sabido conectar con los jóvenes y sus talleres cuentan con una importante demanda. Más de 30 jóvenes han participado en los últimos talleres de cine y fotografía. Igualmente, la primera edil recordó la amplia oferta de actividades para niños, niñas y jóvenes que se ofertan todo el año desde el Ayuntamiento y que aumentan y se diversifican durante la época estival.