Se avecinan tiempos de fútbol. Nos encontramos en la fase de grupos del torneo más importante del planeta y con ello tocan jornadas de emociones, de viajar, de conocer otras culturas y derribar fronteras… y todo ello gracias al poder del juego, ¡y por supuesto al de un balón! Más allá de los estereotipos, de las falsas impresiones, creencias o mitos, a lo largo de la historia el fútbol mundial nos ha enseñado multitud de lecciones sociales, tanto a niños como a adultos.

Es por ello que One World Play Project, compañía social que fabrica balones ultrarresistentes para promover el juego como uno de los principales motores del cambio social, ha recopilado 4 lecciones que nos ha enseñado el fútbol mundial a lo largo de los años:

  1. Trabajar en equipo. Una de las habilidades sociales más necesarias y beneficiosas para inculcar a las personas desde edades tempranas. Cuando un niño comienza a jugar al fútbol, lo interesante es detectar ese momento en el que se da cuenta de que si un compañero pierda la posición, él debe cubrirle. Y aprende a confiar en que su compañero hará lo mismo por él. Ese es el valor del trabajo en equipo, que más adelante le servirá para aplicar en su vida personal, más allá del terreno de juego.
  2. Diversidad y riqueza cultural. El fútbol mundial nos enseña a derribar fronteras mediante la diversidad cultural. Miles de personas son las que estos días hacen las maletas para viajar y convivir en países extranjeros, descubriendo nuevas culturas, y compartiendo destino con ciudadanos del mundo de muy distintas nacionalidades. En todas esas diferencias y diversidad es donde se encuentra la riqueza cultural, con anécdotas y vivencias que con suerte nos acompañarán el resto de nuestra vida.
  3. Sentimiento de pertenencia y unión. Así como el trabajo en equipo es importante, también es de suma importancia, tanto para el desarrollo personal como profesional, el sentimiento de pertenencia y unión a un grupo. Precisamente este es uno de los motivos por el que One World Play Project trabaja diariamente para promover el juego en las comunidades más vulnerables, para crear sentido de pertenencia. ¿Por qué? Porque nos lleva a creer, cuidar y defender las cosas que nos pertenecen, así como la cultura y raíces. Cuando se haya este sentido de pertenencia, las personas se sienten a gusto con ellas mismas y con los que están a su alrededor, y esto, aunque nunca antes lo hayas pensado, es una de las lecciones más importantes que nos ha enseñado el fútbol mundial.
  4. Superación y Disciplina. Dos conceptos muy ligados al esfuerzo, un valor que también debe inculcarse en las personas desde niños. Vivimos en una sociedad en la que muchas veces optamos por “la vía fácil” para llegar a nuestras metas. Cuestionarse, aprender a superarse a uno mismo y hacerlo a través de la constancia y disciplina es otra de las grandes lecciones que nos enseña este deporte mundial.

Esta entrada 4 lecciones sociales que nos enseña el fútbol mundial se publicó primero en Redes Sociales.

Más en la Revista de Redes Sociales.