Alcázar de San Juan cuenta con una amplia trayectoria -más de 20 años- en políticas de infancia, facilitando espacios de participación para los más jóvenes donde su voz es escuchada y tenida en cuenta a la hora de tomar decisiones. Esta trayectoria le valió en 2014 al municipio la consideración por parte de UNICEF como Ciudad Amiga de la Infancia, una distinción que desde entonces viene manteniendo. Con este fin, en la mañana del 25 de junio, la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, renovó convenio con UNICEF; un documento que tendrá vigencia hasta el año 2022. La presidenta del Comité Regional de esta organización, Asunción del Río, destacó el carácter pionero de la ciudad en el trabajo por la infancia y la adolescencia.

La renovación del convenio con UNICEF mantiene a Alcázar de San Juan como Ciudad Amiga de la Infancia hasta el año 2022. Un reconocimiento fruto del trabajo que viene desarrollando el municipio durante años dentro de la Red de Infancia y Adolescencia y, desde 2014, como una de las 277 Ciudades Amigas de la Infancia que existen en España. Un dato que destacó la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor. “En nuestro país hay un total de 8.000 municipios, y las ciudades con este sello no llegan a 300. Por eso, la renovación de este convenio es un momento de felicidad para Alcázar de San Juan. Estamos orgullosos del trabajo realizado y no queremos bajar la guardia. La continuidad de este convenio con UNICEF es un estímulo para seguir avanzando por la infancia”.

La alcaldesa destacó que, independientemente de la existencia de un área municipal dedicada a la infancia y a la adolescencia -que en esta nueva legislatura estará al cargo de Alba Castellanos, presente también en la firma del convenio- las políticas de infancia se aplican de forma transversal, “como todo lo que tiene que ver con las personas. Este es nuestro empeño porque, de este modo, comprometemos también a toda la ciudad”.

El compromiso con UNICEF como Ciudad Amiga de la Infancia implica hacer efectivos los Derechos del Niño, que en 2019 cumplen 30 años de su redacción. “Ser Ciudad Amiga de la Infancia significa que Alcázar protege a niños y niñas desde su nacimiento y garantiza que crezcan sanos y cuidados, en el sentido más amplio de la palabra”, explicó Melchor, quien también destacó la importancia de ofrecer una educación gratuita, pública y de calidad; un área en la que también destaca Alcázar como Ciudad Educadora, con una amplia oferta desde los 0 a los 18 años y mucho más allá, a través de la enseñanza universitaria de la UNED o módulos superiores de formación profesional. “Nuestra ciudad es rica porque ofrece una magnífica educación”.

Otro de los aspectos que valora UNICEF en una Ciudad Amiga de la Infancia es el que niños y niñas tengan espacios de participación y que “su voz sea escuchada”, como destacó la presidenta del Comité Regional de UNICEF, Asunción Díaz del Río. En este sentido, Alcázar cuenta con un Consejo de Infancia y Adolescencia muy activo, además de otros espacios y programas en los que la participación infantil y juvenil es importante (ciber-corresponsales, ludotecas, actividades extraescolares…) Espacios en los que, además de aprender a participar en los asuntos de la ciudad como cualquier otro ciudadano, “sus sugerencias son tenidas en cuenta”, apuntó la alcaldesa alcazareña, destacando que este consejo “nos da la oportunidad de escucharlos y llevar a la práctica lo que proponen, siempre que sea factible. Es una forma muy buena de educarles en la participación”.

La presidenta del Comité Regional de UNICEF, Asunción del Río, que se acercó a firmar la renovación del convenio acompañada del delegado provincial de esta organización, José Luis López de Sancho, recordó que ser Ciudad Amiga de la Infancia “significa que se pone a niños y niñas en el foco de la ciudad y que se les tiene en cuenta para todas las decisiones que se toman, desde el área de urbanismo, pasando por Bienestar Social y hasta la Educación”. También destacó la “verticalidad” que implica, en cuanto a la toma de consciencia de la importancia que tienen las opiniones de los más pequeños “como sujetos de derecho”.

Las Ciudades Amigas de la Infancia se encuentran sujetas al cumplimiento de la Agenda 2030, a los 17 objetivos de desarrollo sostenible. “Algo en lo que en Alcázar de San Juan son pioneros, ya que llevan más de 20 años trabajando con y por la infancia”, señaló del Río, asegurando que Castilla La Mancha también es una comunidad pionera, junto al País Vasco, en su trabajo por la infancia y la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible.

De las 274 Ciudades Amigas de la Infancia de España, 25 se encuentran en Castilla La Mancha y 5 en la provincia de Ciudad Real (Daimiel, Ciudad Real capital, Puertollano y Argamasilla de Calatrava junto a Alcázar de San Juan)