Dos averías importantes en tres meses es algo a lo que no estábamos acostumbrados en Alcázar. Parece ser que esta va a ser la tónica en los próximos meses y años, si antes no lo remediamos los alcazareños. Otra noche más en la que los vecinos de Alcázar se han acostado con la incertidumbre de si al levantarse tendrían agua. Ninguna información municipal hasta la mañana del día siguiente y una respuesta bastante deficiente en el llamado “Call Center” de llamada gratuita (la que pagamos todos los vecinos llamemos o no llamemos). Nos dicen que la avería ha venido por una subida de presión. Si esto es así, queremos saber por qué causas ha sucedido. Alguien tiene que hacerse responsable de que algunos comercios no hayan podido abrir esta mañana, por ejemplo.

Toda la noche la han pasado los trabajadores de Aguas de Alcázar solucionando la avería y seguirán posiblemente todo el día. El “saber hacer” de la empresa ya lo teníamos aquí, los que trabajan y solucionan los problemas. Para este viaje no se necesitaban alforjas. Por este “saber hacer” se embolsa Aqualia, el socio privado de Aguas de Alcázar, el 8% de la facturación, en torno al medio millón de euros anuales.

Para el mantenimiento e inversiones en la red firmaron en el contrato la irrisoria cantidad de 180.000 euros anuales. Con estos mimbres, si estuvieran aquí los 25 años, nos dejarían la red en condiciones lamentables y las roturas serían sin duda, cada vez más frecuentes.

Es urgente que la alcaldesa (presidenta del Consejo de Administración de Aguas de Alcázar) y los concejales del equipo de gobierno que “se han puesto en contacto con los operarios de Aguas de Alcázar para encontrar una solución de emergencia”, tomen nota y tomen conciencia de que la auténtica solución al problema es remunicipalizar el servicio y hacer que el control y la gestión del agua vuelva a ser de los vecinos de Alcázar, donde están incluidos los concejales y los operarios que arreglan las averías.

Gran parte de la población de Alcázar está muy sensible y molesta ante un suceso de esta importancia, que nos acarrea tantos inconvenientes y tantos gastos imprevistos. Precisamente en un fin de semana en el que somos escaparate regional y nacional. Necesitamos información y que se asuman responsabilidades, tanto a nivel político como de la empresa. Suponemos que, a estas horas, estará ya convocada una comisión de seguimiento.

Nota de Equo Alcázar Vecinal