La planificación del Gobierno de Castilla-La Mancha en materia sanitaria ha permitido reducir un 17,8 por ciento las listas de espera en los hospitales de la provincia de Ciudad Real gracias al aumento considerable de su actividad quirúrgica.

Así lo ha confirmado el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, quien ha indicado que aunque la actividad es creciente en todos los centros hospitalarios, “podemos destacar el aumento en el Hospital de Tomelloso en un 25 por ciento, en Puertollano un 18 por ciento y en Manzanares un 17 por ciento” en una clara apuesta por la sanidad pública que precisamente se escenifica en hospitales como los de Tomellloso y Manzanares, “los dos centros que pretendió privatizar Cospedal en la anterior legislatura a costa de infra dotar y deteriorar servicios, prestaciones y recursos humanos”.

Se trata de datos comparativos de la actividad quirúrgica que se está llevando a cabo durante estos primeros meses de 2017 en relación al pasado año, y en este sentido Fernández Sanz ha subrayado que “si ya en 2016 la actividad quirúrgica era más alta que en 2013, la evolución experimentada a nivel regional concluye que se ha realizado un 8,6 por ciento más de actividad quirúrgica”.

Un balance positivo que tiene su razón de ser en una mejor planificación, en la contratación de más de mil profesionales sanitarios y en la intensificación de la actividad quirúrgica, además del trabajo en red puesto en marcha por el Ejecutivo que preside Emiliano García-Page.

El máximo responsable de la Consejería de Sanidad ha señalado a este respecto que “el resultado más que evidente de estos factores se traduce en una mayor calidad asistencial, en la devolución de la dignidad tanto a pacientes como profesionales y también en una reducción considerable de la lista de espera”.

Así, Fernández Sanz ha recordado que Castilla-La Mancha presentó los mejores datos de lista de espera de los últimos siete años para un mes de abril al registrar 108.428 personas, lo que supone una reducción de 15.900 pacientes en el último año, según se desprende de los datos oficiales publicados en el Portal de Transparencia del Sescam.

Por lo que respecta a la provincia de Ciudad Real, el consejero ha ofrecido un dato relevante, ya que, desde que el presidente García-Page asumió el Gobierno regional, cada día 312 personas han salida de las listas de espera de los hospitales ciudadrealeños, al pasar de las 42.643 personas que esperaban en junio de 2015 a las 36.090 del último mes contabilizado.

En un desglose por centros hospitalarios, y a excepción del de la capital, Fernández Sanz ha destacado cómo el Hospital General de Tomellloso ha reducido su lista de espera de 8.269 personas a las 4.690 actuales; el Mancha Centro de Alcázar de San Juan ha hecho lo propio al pasar de las 16.284 a 11.581; por su parte, el hospital Santa Bárbara de Puertollano ha reducido su lista de espera de los 5.810 pacientes a los 3.594, y en menor medida el Hospital General de Valdepeñas ha bajado de las 3.960 a las 3.758 personas y el Virgen de Altagracia de Manzanares de 2.604 a 2.524.

Ello implica en su conjunto una reducción de las listas de espera del 17,9 por ciento en el último año, una tendencia a la baja atribuida por el consejero Jesús Fernández a “la combinación de las medidas adoptadas por el Gobierno del presidente Page y el esfuerzo y compromiso de los profesionales del sistema sanitario de nuestra región”.