Las personas tenemos la mala costumbre de tirar todo por la taza del baño. Nos da igual que sea papel higiénico, pañuelos de papel o plástico. Parece que este elemento es mágico y es capaz de hacer desaparecer cualquier cosa. A la larga, arrojar por el inodoro productos como tampones, toallitas o pañales, puede provocar importantes atascos. Ya no solo en las instalaciones del hogar, sino en aquellas que afectan a toda una localidad. Para evitar esto, en Argamasilla de Alba han lanzado una campaña contra el vertido de toallitas en el inodoro. Bajo el lema “El WC no es mágico, no los hace desaparecer”, se intenta concienciar sobre las graves consecuencias que causa en el sistema de tuberías y depuradora de aguas residuales, así como en los propios hogares y en el medio ambiente deshacerse de algunos tipos de productos de uso diario a través del inodoro.

No es una papelera

“No utilices el inodoro como papelera”, se indica en el folleto. A pesar de señalarse en algunos envases que dichos productos son actos para ser eliminados por medio del WC: toallitas húmedas, pañales, compresas, preservativos, tiritas, bastoncillos o tampones no son biodegradables, y deben ser tratados como residuos sólidos.

Estos residuos al no disolverse en el agua, como ocurre con el papel higiénico, se acumulan en las tuberías de las casas, de las calles o llegan hasta la estación depuradora de aguas residuales, atascando las bombas, lo que repercute en su normal funcionamiento, incluso averiándolas y provocando importantes problemas y costes económicos para las arcas municipales, además de dañar el medio ambiente.

La entrada Campaña contra el vertido de toallitas en el inodoro desde Argamasilla de Alba se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.