El “Carnavalcázar” ya es Fiesta de Interés Turístico Nacional. Así lo anunció en Madrid la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, en la presentación que de esta fiesta hizo, junto a la Consejera de Economía, Empresas y Empleo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Patricia Franco.

Y es que el carnaval alcazareño poco tiene que ver con ningún otro, “Carnavalcázar” es otra cosa y tiene un origen histórico completamente distinto, la Guerra de Independencia española y la oposición popular a los franceses y, posteriormente, los bailes navideños que se celebraban en la Plaza del Altozano en los que los hombres se vestían de mujeres y las mujeres de hombres. La singularidad de su origen y su fecha de celebración -del 21 al 28 de diciembre- coincidiendo con la Navidad le han valido este reconocimiento.

El “Carnavalcázar” ha sido declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional, después de un año y medio de trabajo, por parte del equipo de Gobierno alcazareño, para conseguirlo. Lo más destacado, que es el único de España que se celebra coincidiendo con las fiestas navideñas y, en pleno mes de diciembre, consigue sacar a la calle a más de 3.000 personas el día del Gran Desfile de Comparsas y Carrozas. Ese es el encanto del carnaval alcazareño, que consigue maridar perfectamente el ambiente navideño con las máscaras, convirtiendo este período del año en algo mucho más especial. Durante la Navidad, en Alcázar de San Juan todos los días son fiesta.

El carnaval se vive en las calles, en las casas, en los locales nocturnos. Entre el 21 y el 28 de diciembre Alcázar es Carnaval y no es raro encontrarse una ‘mascarita’ al girar la esquina. Días festivos que se viven con mucha intensidad y que terminan el 28 de diciembre, con el entierro de Doña Sardina. Un día completo de fiesta, desde primeras horas de la mañana, llorando al pescado en la Plaza de España, haciendo su duelo y pasando el mal trago con pastas y mistela, comiendo en los corros de mesas camillas para coger fuerzas y llorarla en pasacalles por la tarde hasta la Plaza de Toros, donde cada año se enfrenta a su inevitable destino, arder en las llamas.

Sin duda, el carnaval de Alcázar de San Juan es una fiesta peculiar y con mucho potencial turístico que, adaptándose a los tiempos, conserva la esencia de su origen. Un evento que ahora se relanzará como seña de identidad de la localidad tras conseguir el reconocimiento nacional.

Así lo aseguró la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, en la presentación que realizó a los medios nacionales en la Oficina de Turismo que la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha tiene en Madrid. Una presentación que comenzó a ritmo de mueva y finalizó con pastas y mistela mientras se lloraba a la sardina. Adelantó que para esta nueva edición ya hay inscritas 20 carrozas y más de 2.500 personas participarán en el Gran Desfile.

Melchor estuvo acompañada por la Consejera regional de Economía, Empresas y Empleo que dió una segunda buena noticia, ya que el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan recibirá uno de los premios regionales de turismo -de los que se celebrará la primera edición- por su campaña de promoción turística #EsAlcázar.