La música ha sido protagonista en las fiestas de Moros y Cristianos 2017. El desfile principal estuvo acompañado por una banda de Villena y tres de Elda, ciudad con la que en los próximos meses se firmará el hermanamiento. De esta misma ciudad alicantina llegó la comparsa ‘Estudiantes’, capitaneada por Rubén Alfaro, su alcalde. Como deferencia y rescatando la tradición, alcaldesa y concejales alcazareños, así como la delegada de la Junta, desfilaron formando parte de las filas de los Almorávides. El pasacalles terminó en la Plaza de Toros con luchas medievales y fuegos artificiales.

Las fiestas de San Juan aportan, cada año, música y colorido a las calles de Alcázar de San Juan; especialmente en su día grande, cuando las huestes moras y cristianas desfilan desde el Paseo de la Estación hasta la Plaza de Toros acompañados de pasodobles y marchas moras.

Destacar la participación de cuatro bandas levantinas -tres de Elda y una de Villena- que acompañaron en el pasacalles las diferentes escuadras. Así como la participación de la comparsa ‘Estudiantes’, que sorprendió a alcazareños y visitantes con su dinámica y original puesta en escena. Comparsa de la que es capitán Rubén Alfaro, alcalde de Elda.

También se pudo ver desfilar a la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor que, junto a la delegada de la Junta en Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo y los concejales Gonzalo Redondo, Mariano Cuartero y Bárbara Sánchez-Mateos integraron las filas de una de las escuadras moras más antiguas de Alcázar, los Almorávides.

En total desfilaron en torno a 500 personas, 80 de ellas llegadas desde Levante. Que no defraudaron al numeroso público que esperaba en las calles y en la Plaza de Toros donde, tras la embajada mora, los pregoneros de las fiestas de este año, ‘Arqueros del Torreón’, realizaron una exhibición de tiro con arco. El día grande culminó con un espectáculo de lucha medieval y fuegos artificiales.