El experto en heráldica Antonio Herrera reivindica los escudos por encima de los logos para representar a instituciones

El campo de la heráldica celebra este viernes, 10 de junio, su Día Internacional y lo ha hecho reivindicándose como una «ciencia auxiliar de la Historia» y defendiendo que los escudos deberían ser las imágenes representativas de ayuntamientos e instituciones por encima de los logotipos.

Así lo ha reivindicado el miembro de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía Antonio Herrera Casado que, en una entrevista con Europa Press, ha explicado que desde los inicios de la heráldica, hace aproximadamente ocho siglos, los escudos y blasones han servido para representar tanto a personas como a instituciones e incluso a las naciones, por lo que ha considerado que «conviene avivar» el interés en cuidarlos dentro de su función representativa.

«Muchísimas instituciones, sobre todo ayuntamientos, ponen como edicto representativo logotipos cuando debería haber escudos», ha apuntado.

En este sentido, ha recordado que una de las facetas de la heráldica es la municipal y ha señalado que «todos los pueblos de España deberían tener su escudo propio como elemento referencial de la gente», comentando que países como Suiza ya consiguieron que todos los pueblos tuvieran uno, mientras que en España no es así.

Por todo ello, ha pedido a los municipios que aún no cuentan con uno que «traten de informarse, pedir apoyo a cualquier persona entendida y elaboren ese escudo para poderlo utilizar en banderas, fiestas y portadas de los ayuntamientos».

Herrera Casado ha explicado que la Real Academia y la heráldica en general se encarga de mantener el interés de que todo se represente con escudos y de la forma más lógica de acuerdo a las normas «muy concretas» que rigen los blasones. Así, este campo se ocupa del estudio de los escudos, los blasones y los emblemas que la gente «ha ido haciendo suyos como representaciones de una familia, un apellido y un linaje».

Es por ello por lo que la ha definido como «ciencia auxiliar de la historia» y ha apuntado que su objetivo en la actualidad es mantener esta rama «en su pureza». Sin embargo, ha detallado que este campo está abierto a que un pueblo, cuando quiere hacer un escudo, use elementos «actuales y modernos», poniendo como ejemplo la chimenea de una fábrica que aparece en el escudo de Azuqueca de Henares o los aviones incluidos en el escudo de la ciudad madrileña de Getafe.

«Se puede asimilar por parte de la heráldica actual los usos de la antigua con nuevos, es ciencia dinámica pero fundamentada en el estudio de lo antiguo y trata de mantener bien y permanentes las normas antiguas del escudo y el blasón», ha añadido.

«CURIOSIDAD» POR LOS ESCUDOS FAMILIARES

En cuanto a la otra rama más conocida de la heráldica, la que representa los apellidos y las ramas familiares, Herrera Casado ha aseverado que «siempre ha existido la curiosidad» por conocer los escudos de las familias, apuntando que si bien el origen de estos distintivos reside en la aristocracia, «hoy en día se están haciendo escudos para apellidos más corrientes». En todo caso, ha apuntado que estos escudos únicamente son válidos si son sancionados por la Real Academia.

En cuanto a Castilla-La Mancha y sus escudos familiares más destacados, ha nombrado a los de los «grandes linajes» que han sido «protagonistas» de la historia de la región, como es el caso de los Mendoza, los Pachecho o los López de Haro, cuyos escudos «son los que vemos en todos los edificios de fondo histórico».

Sobre ello y como curiosidad, ha explicado que en España, tal y como sucede en otros países, muchos de los apellidos tienen como origen el nombre de un ancestro, la localidad de la que procedían las personas o incluso su profesión, lo que ha hecho que personas con apellidos distintos tengan un mismo escudo al proceder de una misma familia pero haber tomado sus apellidos de orígenes distintos.

Así, ha puesto como ejemplo el propio apellido Mendoza, de una familia procedente de Álava y que tomó su escudo al recoger dos ramas fundamentales: una que se decía heredera del Cid y otra que aporta el lema ‘Ave María Gracia Plena’, ya que uno de sus ancestros enarboló una bandera con estas palabras en una batalla contra los musulmanes.

«Unidas esas dos ramas en Íñigo López de Mendoza se constituye un escudo que vemos en todas partes, desde el Palacio del Infantado hasta el Hospital de Santa Cruz», ha concluido.

La entrada El experto en heráldica Antonio Herrera reivindica los escudos por encima de los logos para representar a instituciones se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Consulta más Noticias de Castilla-La Mancha, Noticias Ciudad Real, Noticias Toledo o Noticias de Cuenca.

– patrocinadores –

Sin un sí es no

Síguenos en redes

Noticias destacadas

– patrocinadores –

Sin un sí es no
Ir arriba