Toledo, 22 de enero de 2018.- El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha dado cuenta de uno de los asuntos principales tratados por el Consejo de Gobierno de este lunes, la aprobación de la Estrategia de Biomasa Forestal que prevé la sustitución de calderas de calefacción de edificios públicos de Castilla-La Mancha y que comenzará en 47 institutos públicos de educación secundaria de la región y cuatro centros de la propia Consejería de Agricultura, para lo que se prevé una inversión de 30 millones de euros: 15 a los destinados a los trabajos en los montes a incentivos de empresas del sector forestal y otros 15 para las nuevas calderas.
 
Con esta estrategia regional, Martínez Arroyo ha demostrado la apuesta del Gobierno regional por las energías limpias, en este caso, a través de un plan en el que se ha estado trabajando más de año y medio, “para llegar a todos los ámbitos, reducir la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera, generar empleo y potenciar el mundo rural, en una región donde el 45 por ciento de su superficie está cubierta por montes”.
 
Entre las actuaciones prioritarias en edificios de la propia Consejería, se encuentra la sustitución de la caldera de gasoil por la de astillas en la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural de Cuenca, el Centro de Investigación Apícola y Agroambiental (CIAPA) de Marchamalo y las oficinas comarcales agrarias de Cogolludo y Jadraque. El cambio de modelo de combustible en estos cuatro inmuebles supondría un ahorro de entre el 42 y el 56 por ciento en relación al consumo y la disminución de hasta 75 toneladas por año de emisiones de CO2 a la atmósfera.
 
Asimismo, el consejero de Medio Ambiente ha destacado el esfuerzo del Gobierno regional para cambiar el sistema de calderas de calefacción “en 47 centros de educación secundaria obligatoria: 9 en la provincia de Albacete, 8 en la provincia de Ciudad Real, 8 en la provincia de Cuenca, 10 en Guadalajara y 12 en Toledo”.
 
En esta actuación se invertirán 14 millones de euros para obtener energía a partir de biomasa forestal procedente de Castilla-La Mancha durante los cursos 2017-2019, lo que supondrá el consumo de unas 2.219 toneladas de pellets al año y el ahorro de 1.025 metros cúbicos de gasoil por año con la consiguiente reducción de la emisión de 2.762 toneladas por año de CO2 a la atmósfera en nuestra región.
 
Las actuaciones contempladas en esta estrategia no suponen gasto adicional, ya que se han planificado con el compromiso de incentivar la biomasa forestal en las medidas puestas en marcha y en las líneas políticas y estratégicas sectoriales de las distintas consejerías encaminadas al cambio de modelo energético asumido por la región. En definitiva, “supone una apuesta global por el uso sostenible de los montes de la región para generar empleo a través de una nueva cadena de valor y contribuir a la lucha frente al cambio climático”, ha señalado el consejero.
 
Proyecto Clima, para la atracción de fondos europeos
 
Martínez Arroyo ha explicado que la Estrategia Regional de Biomasa forma parte del compromiso del Gobierno regional con el medio ambiente por el que estamos participando en el  proyecto europeo Clima, “que pretende la reducción de 14.000 toneladas de CO2”. Y ha señalado que “por cada tonelada de CO2 que se reduzca en Castilla-La Mancha ingresaremos 9,7 euros, con un ingreso previsto por este esfuerzo en la lucha contra el cambio climático de 140.000 euros en Castilla-La Mancha”.
 
El titular de Medio Ambiente en la región ha presumido de datos de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 34 por ciento en Castilla-La Mancha, “tres veces más de lo previsto”, por encima de la media de España y situándonos a la cabeza de las comunidades autónomas. De esta manera, el Gobierno regional trabaja e impulsa políticas de cambio climático y energías renovables, abordando desde una situación óptima el cumplimiento de los objetivos de la Unión Europea de cara a 2020 e incluso 2030, recogidos en el Acuerdo de París frente al cambio climático.
 
En este sentido, ha explicado que la región es “autosuficiente” en cuanto a la generación de energía, ya que desde fuentes renovables se produce más de la que se consume, de hecho “uno de cada cinco megawatios de energía limpia en España sale de Castilla-La Mancha, 3.807 megawatios vienen de la energía eólica y 981 de energía fotovoltaica”, ha precisado.
 
Impulso económico rural
 
El ámbito de aplicación de esta estrategia es toda Castilla-La Mancha con un horizonte temporal de 2017 a 2020, siendo beneficiarios potenciales de la misma toda la población castellano-manchega con especial incidencia en los habitantes del medio rural y al tejido empresarial vinculado al sector forestal, logística y servicios energéticos. Según ha señalado el consejero, en la actualidad, hay 13 industrias productoras de pellets; 6 de astillas y 8 productoras de electricidad con biomasa, además de ENCE, la primera empresa de España en producción de energía renovable con biomasa forestal y agrícola. 
 
Martínez Arroyo ha explicado que se han establecido siete zonas en el mapa de Castilla-La Mancha “para el aprovechamiento forestal, en las que se ubicarán centros logísticos para atender la demanda”. En la Estrategia se especifica que estos centros logísticos se ubicarán en San Pedro, que englobará a Peñas, Pozohondo, Alcadozo y Casas de Lázaro; en Casas Ibañez, que englobará a Villalpardo y Villamalea; otra en Navalmorales, que acogerá a Navahermosa y Navalucillos; otra en Matilla, para dar cobertura a Cogolludo, Jadraque, Espinosa y Fuencemillán y otras tres para las zonas de Cuenca, Talavera y Almansa.
 
Para impulsar el empleo en estas zonas, la Consejería pondrá a disposición del sector “incentivos para desarrollar el mercado, asesoramiento a empresas y un programa de investigación y divulgación, planteando el fomento del uso de la biomasa en el sector público”, ha añadido. Y, además, el Gobierno regional va a encargar a la empresa pública GEACAM un estudio para ver si es posible económicamente la aplicación de la estrategia en las consejerías de Toledo, así como en los centros públicos sanitarios de la región.
 
Contra la sequía
 
Por último, a preguntas de los periodistas respecto al posible acuerdo entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en materia de agua, el consejero de Agricultura espera “que afronten bien esta situación coyuntural de sequía”.
 
Así, ha señalado que cualquier acuerdo que se hagadebe ser “tratando por igual a los regantes y a los ciudadanos de todos los territorios y no exigiendo más reducciones al consumo de agua a unos que a otros”, al mismo tiempo que se han de garantizar los caudales mínimos ecológicos de los ríos “para que no sucedan imágenes como las de ayer del río Tajo a su paso por la ciudad de Toledo”.
 
Martínez Arroyo ha instado a la Administración General del Estado y al Ministerio de Medio Ambiente a “poner un documento de trabajo encima de la mesa y que plantee perspectivas de futuro para todos”.

La entrada El Gobierno de Castilla-La Mancha invertirá 30 millones en la Estrategia de Biomasa Forestal en su plan lucha contra el cambio climático se publicó primero en Diario de la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.