El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de la GAI de Albacete forma a sus residentes en complejas técnicas microquirúrgicas para reconstrucciones mamarias

El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de la Gerencia de Atención Integrada de Albacete, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, ha organizado y realizado recientemente el primer ‘Curso de Colgajos Microvasculares para Residentes’.

Se trata de una formación novedosa y pionera en Castilla-La Mancha, que se realizó en los quirófanos de la Unidad de Investigación de la GAI de Albacete, cuyo objetivo es formar a los futuros especialistas en técnicas complejas que requieren de conocimiento y experiencia específica en la materia.

El curso, dirigido por Nitzan Kenig y Javier Montón, profesionales del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de la GAI de Albacete, ha contado con la colaboración de la directora del Animalario, Mónica Gómez Juárez, así como del jefe de Servicio, Gregorio Gómez Bajo.

Tal y como han explicado los directores del curso, los colgajos microvasculares son un conjunto de técnicas quirúrgicas de alto nivel de especialización, disponibles en centros de referencia, que permiten la reparación de lesiones complejas que no se pueden resolver con métodos más sencillos.

Para su realización, se emplean microscopios de gran aumento a fin de movilizar tejidos y conectar vasos sanguíneos de muy pequeño calibre, lo cual les proporciona la irrigación sanguínea necesaria a fin de mantener una buena vascularización en el lugar de destino.

Para garantizar el éxito, su ejecución requiere una formación específica y un entrenamiento riguroso, de ahí la necesidad de organizar cursos como este que ofrece a los asistentes, en esta primera edición seis residentes, nuevas oportunidades para practicar las técnicas en situaciones simuladas sobre modelo animal con la máxima fidelidad.

En esta primera edición del curso se realizaron con éxito toda una serie de colgajos microquirúrgicos similares a los utilizados para el tratamiento del cáncer de mama, de forma que los residentes pudieron entrenar sus habilidades.

Para ello, las sesiones quirúrgicas fueron precedidas de una introducción teórica impartida en línea, debido a la situación actual de la pandemia, en la que se expusieron los fundamentos y objetivos de cada práctica. La formación continuada en este tipo de cirugía es imprescindible debido a la gran complejidad de las intervenciones y el mínimo margen para el error.

La microcirugía se considera una técnica básica para la formación de los cirujanos plásticos, pero su aplicación en el paciente es exigente y técnicamente compleja. El modelo porcino, cuya anatomía es similar a la humana, permite un adiestramiento previo a la intervención en el paciente real, tutorizado y meticuloso. Este tipo de cursos ayudan a mejorar y ampliar el espectro de tratamientos que ofrecer a los pacientes, al tiempo que proporcionan un entorno seguro de entrenamiento a los profesionales.

Servicio de referencia regional

La actividad microquirúrgica del Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de Albacete se centra especialmente en el tratamiento del cáncer de mama, atendiendo a pacientes de toda Castilla-La Mancha. De hecho, los cirujanos del Servicio se trasladan a otros centros hospitalarios de la red SESCAM para llevar a cabo este tipo de cirugías sin necesidad de desplazar a la paciente.

En condiciones normales se realizan entre tres y cuatro intervenciones de este tipo cada mes. La reconstrucción microquirúrgica no solo es el tratamiento más avanzado del cáncer de mama, sino además el de elección en muchos de los casos, y tiene también utilidad en cirugía plástica reconstructiva de prácticamente cualquier región del organismo.

La entrada El Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora de la GAI de Albacete forma a sus residentes en complejas técnicas microquirúrgicas para reconstrucciones mamarias se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Una nota original de Diario de Castilla-La Mancha Información.

Advertisement
Ir arriba