Japón evalúa los daños tras el fuerte seismo

Japón se encuentra este jueves evaluando los daños provocados por el fuerte terremoto de magnitud 7,4 con epicentro en Fukushima (noreste) que sacudió durante la noche buena parte del país y que ha dejado al menos cuatro muertos y 194 heridos.

El temblor principal se desencadenó a las 23:36 hora local del jueves (14:36 GMT) a 57 kilómetros de profundidad frente a las costas de Fukushima y Miyagi, con una magnitud preliminar de 7,3 posteriormente revisada hasta 7,4.

El epicentro se localizó a 57 kilómetros de profundidad frente a las costas de Fukushima y Miyagi

Dos minutos antes otro seísmo de magnitud 6,1 azotó la zona, como preludio del temblor mayor que sacudió durante medio minuto buena parte del archipiélago, a excepción de las regiones más al sur.

Al menos cuatro personas han fallecido, informó el primer ministro Fumio Kishida, mientras el balance de heridos más reciente recogido por la cadena pública NHK se eleva a 212.

El terremoto desató una alerta de tsunami en el noreste que se saldó sin mayores contratiempos, con una altura máxima de 30 centímetros en el puerto de Ishinomaki, pero que trajo a la memoria, en los primeros momentos de incertidumbre, los recuerdos del desastre de 2011, cuyo aniversario fue el pasado día 11.

Interrupciones en los servicios

Con la luz del día, los medios locales emitieron imágenes de fachadas de edificios dañados, tejas caídas y productos en tiendas desperdigados por el suelo, lo que ha llevado a unos dos centenares de tiendas de comestibles en Miyagi y Fukushima a no operar debido a la pérdida de género y cortes energéticos.

Unos 2,2 millones de hogares llegaron a quedar puntualmente sin electricidad, según el proveedor de la región, Tokyo Electric Power (TEPCO), que informó de la reanudación progresiva del servicio, aunque unas 3.000 viviendas del noreste siguen sin abastecimiento.

El Gobierno central ha desplegado tropas en la ciudad de Soma y localidades aledañas para ayudar con el reparto de agua. El terremoto registró allí una intensidad de seis en la escala sísmica japonesa de 7 niveles, centrada en medir la agitación en la superficie y los daños.

Unos 2,2 millones de hogares quedaron sin electricidad, aunque se ha ido reanudando progresivamente el servicio

“Hay daños en muchos sitios, como en los tejados de algunas estaciones, en las vigas, columnas, así como obstáculos en las vías”, explicó a EFE un portavoz de la compañía, que no sabe cuándo podrá restablecer las operaciones afectadas.

Unas 132.000 personas del área metropolitana de Tokio se han visto afectadas por estos contratiempos y las aerolíneas han fletado aviones para cubrir los trayectos afectados.

Algunas carreteras que conectan con la región permanecen cortadas por grietas en la calzada o derrumbamientos que han bloqueado autopistas y carreteras comarcales.

Evaluación de anomalías en la central de Fukushima

Por su parte, la compañía propietaria y operaria de las centrales nucleares de Fukushima Daiichi (1) y Daini (2), TEPCO, está evaluando anomalías en las instalaciones a raíz del temblor.

En Daiichi, en proceso de desmantelamiento desde la crisis nuclear de 2011, se ha detectado una grieta en uno de los sistemas de refrigeración, sin que se hayan producido fugas.

Algunos tanques que almacenan toneladas de agua contaminada —y posteriormente tratada— tras emplearse para enfriar los reactores dañados en el accidente de hace más de una década se han desplazado, y hay desperfectos en algunas vigas y otras estructuras de la central.

Algunos tanques que almacenan toneladas de agua contaminada de la central accidentada se han desplazado

La empresa dijo no haber detectado cambios en la presión de las vasijas de contención de los reactores ni variaciones en los niveles de radiación dentro y en los alrededores de las instalaciones, aunque continúa analizando la situación.

“Recordé lo sucedido hace once años y me preocupé por si algo iba mal en la central”, coincidieron hoy en declaraciones a la cadena pública NHK varios residentes de Tomioka, una de las localidades que tuvieron que evacuar en 2011 por su proximidad a la planta.

Los sismólogos han alertado sobre la posibilidad de que un terremoto similar se produzca en el marco de una semana.

La región noreste de Japón ya registró en fechas similares de 2021 sendos terremotos de magnitud considerable. El 13 de febrero del año pasado otro seísmo de 7,3 con epicentro frente a Fukushima sacudió el país y en torno a un mes después, el 20 de marzo, otro de magnitud 7,2 se produjo en Miyagi, con alerta de tsunami incluida.

En aquel entonces las autoridades sísmicas niponas calificaron los temblores como posibles réplicas del terremoto de 9,1 de 2011

Noticia de Agencia Sinc. Además quizás te interese saber más sobre Decoración de Interiores, servidores dedicados o Noticias de Ciudad Real.

Ir arriba