La alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, reafirmó la posición de “lucha” por la remunicipalización de Aguas de Alcázar que mantiene el equipo de Gobierno y las diferentes vías que siguen abiertas para lograr este objetivo. Explicó que “no es la primera vez” en este tiempo que una vía jurídica no resuelve en el sentido esperado “y nunca nos hemos rendido”. Defendió nuevamente la “transparencia” del proceso y el “consenso” tanto con la Mesa del Agua como con los grupos en favor de la remunicipalización. “No estamos mintiendo. Puede que hayamos pecado de optimistas confiando que el Consejo Consultivo dictaminaría la nulidad y podríamos iniciar la liquidación de la empresa mixta”.

La primera edil recordó en rueda de prensa que en estos más de cuatro años de lucha por evitar primero la “venta” de Aguas y por conseguir después la “reversión” de este procedimiento, ha habido muchas tentativas jurídicas que no han dado los frutos esperados. Tales como la solicitud de medidas cautelarísimas por la vulneración de los derechos fundamentales de los concejales; apelaciones al Tribunal Superior de Justicia de Castilla La Mancha relativas al Pleno de Adjudicación de Aguas de Alcázar, como la demanda interpuesta por la ex – edil socialista Ana Belén Tejado que se encuentra recurrida con el apoyo del actual Gobierno Municipal; y otros procedimientos relativos a los acuerdos de la mesa de contratación, contra los pliegos o acuerdos de adjudicación, todas ellos presentadas por el Grupo Municipal Socialista. Igualmente recordó que hubo otras denuncias, como la presentada por Juan Garrido a la Fiscalía, que también fueron desestimadas.

“El que la justicia no nos dé la razón o los dictámenes no sean los esperados, no significa que no sigamos en la lucha. No es la primera vez que esto sucede y en nuestro vocabulario no existe la palabra fracaso. Seguimos del lado del ¡Sí, se puede!”.

Del mismo modo, Rosa Melchor manifestó la “confianza” en los profesionales que han estado asesorando el proceso, tanto en los técnicos municipales, como en el gabinete externo que asesora al Ayuntamiento y en los técnicos de la Fundación Nueva Cultura del Agua, recomendados por Equo y la Plataforma del Agua. Técnicos que realizaron un informe al respecto -por el que han cobrado 21.000 euros- y que se mostraron de acuerdo en solicitar la revisión de oficio del Consejo Consultivo de Castilla La Mancha. “Nunca hemos decidido solos, siempre hemos tenido en cuenta el asesoramiento de los técnicos y hemos contado con el apoyo de Equo e IU que han votado favorablemente en los Plenos”. A excepción de la abstención de Equo en la repetición del Pleno del cambio de gestión.

La primera edil quiso insistir en la transparencia que se está llevando con este asunto, asegurando que “no estamos mintiendo. Puede que hayamos pecado de optimistas porque teníamos la esperanza que el Consejo Consultivo dictaminaría la nulidad y podríamos comenzar este año con la liquidación de la empresa mixta que, obviamente, Aqualia habría recurrido”.

En cuanto a la situación que ha devenido desde que se dio a conocer el dictamen, la alcaldesa alcazareña entiende que “hay dos bandos: quiénes vendieron Aguas (PP) y quienes trabajamos para la remunicipalización. El equipo de Gobierno, IU, Equo, la Plataforma del Agua y los ciudadanos y ciudadanas que quieren recuperar su agua estamos en la misma lucha. Detrás del equipo de Gobierno no hay ninguna mano negra, sólo están los auténticos propietarios de Aguas de Alcázar, los alcazareños. Desde el principio decidimos trabajar junto a los vecinos desde la Mesa del Agua y, para mayor transparencia, se ha constituido una Comisión de Investigación que yo misma quise que presidiera el portavoz de Equo, delegando en él”. Igualmente, la primera edil manifestó que “para trabajar juntos es necesaria la confianza mutua. Nosotros confiamos, pero no podemos evitar que otros quieran o no confiar”.

Ahora, para seguir con el proceso de remunicipalización se abren tres posibilidades: esperar el fallo del TSJCLM a la apelación de la ex – edil socialista Ana Belén Tejado, que en caso de resultar favorable el Ayuntamiento iniciaría la liquidación de la empresa mixta; recurrir ante este mismo organismo el dictamen del Consejo Consultivo y poner una demanda por lesividad del bien común a través de un procedimiento contencioso-administrativo, posibilidad esta última en la que todos los grupos remunicipalizadores están de acuerdo.

“Todos sabemos desde el principio que la remunicipalización no iba a ser fácil, que es la lucha de David contra Golliat. Por eso insisto que en el vocabulario del equipo de Gobierno no está la palabra fracaso y que vamos a seguir luchando, todos juntos, hasta conseguirlo”. Para ello, no descartan contar con nuevos expertos que hayan estado al frente de procesos reales de remunicipalización y no se estén sólo en el campo de teórico, como ha sucedido con la Fundación Nueva Cultura del Agua, una cuestión que deberá valorar la Mesa del Agua.