Toledo, 26 de octubre de 2017.- La estabilidad, la paz social y la reducción de la conflictividad protagonizan el buen estado del entorno laboral en Castilla-La Mancha. Así lo ha indicado esta mañana la consejera de Economía, Empresas y Empleo del Gobierno de Castilla-La Mancha, Patricia Franco, en la inauguración de la jornada ‘Los órganos de diálogo social en el ámbito de las relaciones laborales: experiencias’, organizada por el Consejo de Relaciones Laborales de Castilla-La Mancha, hoy en Toledo.
 
Ante representantes de comunidades autónomas de Andalucía, Canarias, Cantabria, Extremadura, País Vasco, Galicia y Comunidad Valenciana y de los principales agentes sociales de la región, CCOO, UGT y CECAM, la consejera ha asegurado que esos factores influyen en el liderazgo nacional y en la confianza empresarial que hay depositada en la región, “lo que contribuye a atraer nuevas empresas y a intensificar el ritmo de desarrollo económico y la creación de empleo”.
 
En este contexto, Patricia Franco ha aprovechado para indicar que el PIB de Castilla-La Mancha ha crecido en más de 1.000 millones de euros desde 2015, que el paro ha bajado un 20 por ciento y el número de empresas activas en la región ha vuelto a cifras de 2012, con la creación de más de 6.000 sociedades mercantiles y, sobre todo, una reducción en la disolución de empresas en lo que llevamos de legislatura de un 33 por ciento.
 
“Estoy segura de que estos datos serían menos positivos sin la estabilidad y la paz social que ofrece nuestra región”, ha subrayado la responsable de Economía, que ha sustentado su afirmación en datos del Jurado Arbitral Laboral y en que la mediación está dando cada vez mejores resultados, y que los conflictos cerrados con acuerdo han subido más de 3 puntos. En lo que llevamos de legislatura, la media anual de huelgas realizadas ha disminuido un 34,7 por ciento y los ERE se reducen en la región a menos de la mitad que en el periodo anterior.
 
Patricia Franco ha significado que “el Consejo de Relaciones Laborales es quizá el ejemplo más claro de la recuperación de la normalidad”, al tiempo que ha explicado que se trata de un instrumento de participación imprescindible para canalizar el diálogo social, “el órgano de participación institucional más importante en este ámbito”.
 
En este punto, ha recordado que el Gobierno de Emiliano García-Page lo primero que hizo cuando llegó fue diseñar, junto a los agentes sociales, cuál iba a ser la hoja de ruta del diálogo, por lo que se firmó el Acuerdo Marco para la Recuperación Social y Económica de Castilla-La Mancha.
 
Fruto de ese diálogo se puso en marcha el Pacto por la Recuperación Económica de Castilla-La Mancha con 169 entidades, 420 medidas y siete ejes estratégicos. De la primera evaluación del Pacto por la Recuperación Económica, realizada a 31 de diciembre de 2016, el 70 por ciento de las medidas previstas ya están en marcha, el grado medio de ejecución supera el 28 por ciento y la inversión global supera los 1.000 millones de euros. El próximo mes de noviembre se comenzará a evaluar junto con los participantes de todas las mesas, el grado de cumplimiento tras el primer semestre de 2017.
 
Del mismo modo, ha recordado que se han firmado acuerdos en torno a las políticas de empleo, de fortalecimiento empresarial, de fomento del emprendimiento, de financiación empresarial o de reducción de cargas administrativas. En total, ocho grandes acuerdos estratégicos que han contado con la participación de los agentes sociales.
 
“El Gobierno de Castilla-La Mancha ha tenido clara la importancia de la concertación y la mejora de las relaciones laborales, en el marco del Consejo de Relaciones Laborales, facilitando de nuevo su actividad y efectividad, dotándolo con la financiación suficiente para su funcionamiento, ha apuntado.
 
Según ha relatado la responsable autonómica de Economía, Empresas y Empleo, Castilla-La Mancha cuenta en la actualidad con 80 convenios colectivos sectoriales provinciales que siguen vivos. “Quiero en este momento destacar la importancia de la negociación colectiva, que ha sido un instrumento eficaz para construir entre todos una España próspera y moderna, que lejos de ser un obstáculo para el crecimiento, ha sido una herramienta para la estabilidad. La crisis y las decisiones políticas de los últimos años han quebrado este modelo de relaciones laborales. Por eso creo que es preciso volver a poner a la negociación colectiva en el lugar que le corresponde, que no es otro que ser el instrumento principal para regular las condiciones laborales en las empresas”, ha argumentado.
 
La consejera no quiso finalizar su alocución sin antes agradecer a los agentes sociales el apoyo y respaldo para hacer de Castilla-La Mancha “una región cada vez más próspera, más equitativa y que ofrece oportunidades para todos”.
 
Por su parte,  el presidente de CECAM, Ángel Nicolás, el secretario general de CCOO, Francisco de la Rosa, y la secretaria de Política Sindical de UGT, Higinia García Rodríguez, han coincidido con la consejera al destacar la importancia de que el Consejo de Relaciones Laborales funcione bien propiciando con ello el diálogo y la paz social necesarios para propiciar un buen clima de entendimiento en el entorno laboral.

La entrada La estabilidad, la paz social, y la reducción de la conflictividad caracterizan las relaciones laborales en Castilla-La Mancha se publicó primero en Diario de la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.