El Servicio de Atención y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castilla-La Mancha, organismo dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas, coordinó la puesta en marcha y el desarrollo de los ocho planes especiales de Protección Civil que se activaron durante el pasado año, con el fin de afrontar diferentes situaciones de emergencias que tuvieron lugar en la Comunidad Autónoma.

La labor que realiza el Servicio de Emergencias 1-1-2 es esencial a la hora de coordinar la actuación de los distintos medios y cuerpos de intervención que se ponen en marcha cuando se activa un plan especial de Protección Civil, ya que la sala de coordinación del 1-1-2 centraliza toda la información que se genera durante el desarrollo de un incidente de especial relevancia, haciendo posible que la dirección del plan pueda tomar las medidas pertinentes para su resolución.

En la mayoría de las ocasiones fue necesario activar el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos (METEOCAM), aunque en una de las situaciones de emergencia se tuvo que activar el Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones (PRICAM) en la provincia de Albacete. Así, los motivos de la puesta en marcha de estos planes específicos fueron, además del señalado por riesgo de inundaciones, episodios generados por nevadas intensas, altas temperaturas y fuertes vientos.

La primera de las activaciones del METEOCAM se desarrolló en el mes de enero y tuvo como escenarios principales la zona de La Alcarria de Guadalajara, así como la comarca de La Mancha, en las provincias de Toledo y Cuenca.

En esa ocasión, la provincia más afectada por el temporal de nieve fue Guadalajara, donde se sumaron un total de 117 incidentes. La mayor parte se produjeron en las localidades guadalajareñas de Miedes de Atienza, La Huerce, Sigüenza y Horche. Durante los tres días que estuvo activado el Plan, en toda Castilla-La Mancha se registaron un total de 140 incidentes.

La segunda activación del METEOCAM se produjo durante el mes de febrero y estuvo motivada por la previsión de fuertes nevadas que, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), iban a afectar a toda la Comunidad Autónoma, siendo especialmente importantes en las comarcas conquenses de La Alcarria y La Mancha; y de menor intensidad en las restantes cuatro provincias.

En total fueron 179 incidentes los contabilizados por el Servicio de Emergencias 1-1-2 durante los cinco días de activación. La mayor parte de ellos se produjeron en la provincia de Cuenca, motivados por la presencia de nieve en calles y carreteras, así como por la interrupción del suministro eléctrico.

La tercera de las activaciones del METEOCAM se produjo en marzo, a raíz de las previsiones realizadas por la AEMET, que ofrecía avisos de nivel amarillo y naranja por fuertes vientos en diversas zonas de Guadalajara, Toledo y Albacete. En esta ocasión el Plan estuvo operativo menos de 24 horas, tras rebajar la AEMET el nivel de los avisos. En ese breve periodo de activación se registraron 30 incidentes a causa del viento, localizados, fundamentalmente, en las provincias de Toledo y Guadalajara.

En abril fue activado de nuevo el METEOCAM, en este caso en las provincias de Cuenca y Guadalajara, en fase de alerta, ante el creciente número de incidentes que registraron en la Sala de Coordinación del 1-1-2 debido a las intensas nevadas que habían caído. Varias localidades de la provincia de Cuenca se vieron afectadas a causa de la nieve, siendo significativo el caso de la autovía A-40, donde tuvo que restringirse el tráfico de camiones y vehículos pesados.

Desde el inicio de las nevadas hasta la desactivación del plan, en la sala de coordinación del Servicio de Emergencias 1-1-2 se registraron un total de 83 incidencias por nieve, la mayor parte de las cuales se produjeron en la provincia de Guadalajara.

Inundaciones

En el mes de junio tuvo que activarse por primera vez durante 2018 el Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones (PRICAM). En concreto, en fase de alerta en la provincia de Albacete, por la comunicación realizada por la Confederación Hidrográfica del Segura que avisaba del posible desborde del río entre los embalses de la Fuensanta y El Cenajo. El plan fue desactivado tras haberse registrado un total de 21 incidentes.

En agosto se activó de nuevo el Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos en toda Castilla-La Mancha, en fase de alerta, debido a la previsión de altas temperaturas de la Agencia Estatal de Meteorología, especialmente en la zona del valle del Tajo, donde se esperaban temperaturas superiores a los 40 grados. Seis días estuvo activado el Plan, periodo en el que se produjo un único suceso, a consecuencia del cual un hombre de 56 años tuvo que ser hospitalizado en Ciudad Real tras sufrir un golpe de calor.

Ya en septiembre, el día 9, se activaba de nuevo el METEOCAM en toda la región debido a la previsión de lluvias intensas y tormentas localmente fuertes realizada por la AEMET. El METEOCAM fue desactivado tres días después tras haberse contabilizado desde la sala de coordinación del 1-1-2 un total de 105 incidentes, la mayor parte en las provincias de Albacete y Guadalajara. Las incidencias se produjeron, principalmente, por acumulación de agua en bajos de viviendas, locales comerciales y garajes y por la formación de balsas de agua en carreteras.

Intensas lluvias

La última de las activaciones del Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos tuvo lugar también en el mes de septiembre, cuando se preveíanintensas lluvias y fuertes tormentas según la AEMET, especialmente en zonas de las provincias de Albacete, Ciudad Real y Cuenca.

Durante los casi tres días que estuvo en vigor el METEOCAM desde el Servicio de Emergencias 1-1-2 se coordinó la actuación en un total de 59 incidentes, la mayor parte producidos en las provincias de Guadalajara y Albacete.

La entrada Los planes especiales de Protección Civil se activaron en ocho ocasiones durante 2018 se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.