Toledo, 22 de junio de 2017.- Un nuevo helicóptero de transporte y extinción, situado en la base ‘Cerro Negro’ de Talavera de la Reina, tres nuevas autobombas de última generación y más efectivos son las principales novedades de la campaña de alto riesgo contra incendios forestales en la provincia de Toledo de este año, que se inició el pasado 1 de junio y se extenderá hasta el 30 de septiembre.
 
El delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, que hoy presentaba el dispositivo del Plan INFOCAM puesto en marcha por el Gobierno regional en la provincia de Toledo para estos meses de alto riesgo de incendios forestales, ha informado que el tercer nuevo helicóptero de transporte y extinción “se unirá al ya existente en la base de Talavera durante las campañas anteriores, con lo que habrá dos aeronaves de estas características en dicho punto, además del situado en Robledo del Buey, suponiendo un importante refuerzo tanto en misiones de transporte de personal como para la extinción, junto a las tres nuevas autobombas de última generación”.
 
Asimismo, Javier Nicolás ha subrayado son un total de 408 personas, entre el personal de GEACAM y de la Dirección Provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural “los que están trabajando en la provincia durante esta campaña, para proteger y velar por la seguridad en nuestro espacio natural”.
 
En concreto, 317 efectivos pertenecen al GEACAM y 91 son técnicos, conductores y agentes medioambientales de la Dirección Provincial de Toledo.
 
Un trabajo que, como recordaba el delegado de la Junta, “el Gobierno de Castilla-La Mancha mantiene ampliado a los 12 meses del año, con las labores de prevención que realizan los profesionales de los retenes a lo largo de los meses previos de riesgo bajo” y que este año ha supuesto la limpieza de monte, el mantenimiento de áreas de cortafuegos y la ejecución de tratamientos selvícolas en más de 1.500 hectáreas de la provincia de Toledo, a cargo de unos 300 profesionales.
 
“Durante este año, que ha sido mucho más seco que el pasado, y frente a una campaña con unas condiciones climatológicas especialmente adversas, debido a las altas temperaturas y al escaso contenido de humedad en la vegetación, los trabajos de prevención realizados cobran una especial importancia, tanto para disminuir el riesgo de incendios, como para facilitar una labor más eficaz y segura en las posibles tareas de extinción”, añadía Javier Nicolás, quien también hacia un llamamiento a toda la ciudadanía “a extremar la prudencia y colaborar para evitar los incendios”.
 
En este sentido, el delegado de la Junta señaló que, de enero a día de hoy en la provincia de Toledo el pasado año se habían producido un total de 94 incendios forestales, mientras que en el mismo período de 2017 son ya 139 los incendios producidos, afortunadamente en su mayoría conatos (menos de una hectárea) “lo que es una muestra de la sequedad del terreno y las malas condiciones climatológicas, por lo que debemos todos concienciarnos y extremar la precaución”.
 
Medios aéreos y terrestres, en la provincia de Toledo
 
En la provincia de Toledo están situados un total de ocho medios aéreos, distribuidos de la siguiente forma: Dos helicópteros para el transporte de brigadas y extinción de incendios, en la base de Talavera; otro de las mismas características, en la base de Robledo del Buey; un helicóptero de extinción, en la base Quintos de Don Pedro de Los Yébenes, donde también tienen su base los dos aviones de carga en tierra del operativo regional del INFOCAM, con una capacidad de 3.100 litros de agua; además de otros dos aviones de coordinación de los medios regionales, que están ubicados en la base de Lillo.
 
Igualmente, dentro del dispositivo provincial están activas dos brigadas helitransportadas, una en la base de Talavera y la otra en la de Robledo del Buey, compuestas cada una de ellas por 20 profesionales; más dos especialistas forestales destinados para el helicóptero de extinción de la base de Los Yébenes.
 
El resto de medios provinciales se componen de 9 puntos fijos de vigilancia y de 8 patrullas móviles de vigilancia -6 diurnas y 2 nocturnas-, dotadas con vehículos todoterreno y autobombas ligeras con una capacidad de 500 litros de agua. Igualmente, permanecen activos un total de 16 brigadas y retenes terrestres; 16 autobombas pesadas, con capacidad de entre 3.000 y 4.000 litros de agua; un vehículo nodriza, con capacidad de 12.000 litros; y tres máquinas pesadas de cadenas.
 
Asimismo, el servicio que presta el Centro Operativo Provincial (COP) cuenta con seis operadores de emisoras que están activas las 24 horas del día, entre otros profesionales encargados de procesar y grabar toda la información generada desde el primer aviso, así como de la toma de decisiones sobre la movilización de medios.
 
A todos estos medios que dependen del Gobierno regional, se suman los medios estatales asignados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio, que en el caso de la provincia de Toledo son el BRIF, ubicado en La Iglesuela y compuesto por dos helicópteros semipesados; así como un retén terrestre con autobomba, situado en la finca de Los Yébenes de los Quintos de Mora, donde también se ubica un puesto de vigilancia; además de la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias si es necesaria.
 
El responsable del Gobierno regional en la provincia de Toledo ponía el acento en “la excelente colaboración y coordinación que existe entre las diferentes administraciones, estatal, regional, provincial y locales, para trabajar contra los incendios forestales y a la hora de actuar con las medidas de extinción y de protección que son necesarias en cada caso y según el nivel de gravedad de los incendios”.
 
Balance campaña de 2016
 
Tanto el delegado de la Junta en Toledo, Javier Nicolás, como el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, José Luis Rojo, han insistido en pedir la colaboración de todos los ciudadanos para que “sean extremadamente prudentes y tenga conciencia de que evitar un incendio forestal es responsabilidad de todos”.
 
De hecho, se ha recordado que durante la campaña de 2016 se produjeron en la provincia de Toledo un total de 264 siniestros forestales y, aunque 141 de ellos pudieron ser controlados a tiempo y no pasaron de ser conatos al no superar una hectárea afectada, cerca del 40% del total de esos incendios –el 36,7%- se produjeron por negligencias y causas accidentales provocadas por personas. Igualmente, otro dato preocupante es que el 55% de los siniestros forestales de 2016 fueron intencionados.
 
En relación a la superficie que resultó afectada en la provincia de Toledo durante la campaña del año pasado, el fuego quemó un total de 718,7 hectáreas, lo que supuso una importante disminución con relación a las cifras de 2015, cuando el total de la superficie afectada ascendió a cerca de 1.730 hectáreas.
 
Javier Nicolás incidía en que “este importante descenso ha puesto de relieve la positiva influencia que tienen las medidas puestas en marcha por el Gobierno regional, especialmente con la recuperación de las tareas de prevención y el mantenimiento del trabajo de los retenes durante todo el año, sin olvidar el excelente trabajo que realizan los profesionales del dispositivo de incendios de la provincia”.

La entrada Más de 400 personas participan en la campaña contra incendios forestales en la provincia de Toledo que se incrementa con un helicóptero más y tres nuevas autobombas se publicó primero en Diario de la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.