Marcando el tempo y el ritmo, provocando lo silencios y buscando la musicalidad de las palabras en cada recuerdo ligado a Alcázar de San Juan, el joven compositor alcazareño Óscar Escudero interpretó un pregón cargado de emotividad, que comenzó con el viaje de su nacimiento y recorrió las diferentes estaciones que han marcado su evolución a lo largo de sus cortos y prolíficos 26 años. Un pregón diferente y original que no defraudó al numeroso público que acudió a la Plaza de España para dar la bienvenida a la Feria y Fiestas 2018. Un año en el que “tenemos motivos para celebrar”, remarcó la alcaldesa que quiso hacer un reconocimiento al talento de los jóvenes de la ciudad.

Los momentos cotidianos de la infancia, recuerdos familiares, calles, personas y personajes como el mismo Don Quijote, desfilaron por las palabras que, a modo de notas musicales, compusieron la partitura de vida del pregonero de la Feria y Fiestas 2018 de Alcázar de San Juan, el joven compositor Óscar Escudero. Un original pregón que se suma a la tónica llevada a cabo en los últimos años por el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, eligiendo para pregonar las fiestas a alcazareños que destacan en algún tipo de ámbito. En los dos últimos años, jóvenes que han tomado el relevo generacional del talento alcazareño.

Un talento joven que la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, puso en valor en su saludo mencionando a aquellos que en estos años han destacado en el mundo audiovisual, artístico o educativo y que con su trabajo muestran el potencial intelectual de la ciudad. Melchor presentó a Escudero como un alcazareño apasionado que de niño soñaba con la música y que, gracias a su empeño, ha conseguido hacer sus sueños realidad; siendo hoy, con tan sólo 26 años, uno de los compositores jóvenes más prometedores de Europa.

Tras el pregón, la peña “La Bota” impuso el tradicional pañuelo a las figuras de Don Quijote y Sancho Panza y la banda sinfónica de la asociación musical Santa Cecilia, gigantes y cabezudos, dirigieron a pregonero y autoridades hasta el recinto ferial para el corte de cinta y el encendido de la iluminación festiva. Entre las autoridades, la delegada provincial de la Junta, Carmen Teresa Olmedo y alcaldes y concejales de pueblos vecinos, como Herencia o Villafranca de los Caballeros. Tampoco faltaron los tradicionales fuegos artificiales que este año se trasladaron hasta el Arroyo de la Serna.