En estos días, 18 alumnos y alumnas del instituto de Educación Secundaria Juan Bosco acogen en sus casas a otros tantos estudiantes franceses, del Collège Jean Rostand de Nantes, con los que están desarrollando el programa europeo KA-219 (Erasmus+) Una iniciativa que el instituto comenzó a desarrollar, con alumnado entre los 15 y 16 años, en el año 2009. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, los recibió en el Ayuntamiento para desearles una fructífera y agradable estancia y los obsequió con una camiseta con la imagen de la ciudad.

El intercambio cultural y el aprendizaje continuo basado en las nuevas tecnologías es la finalidad del programa europeo KA-2019 (Erasmus+) en el que viene participando el alumnado del instituto alcazareño Juan Bosco desde el año 2009. Una experiencia que no necesariamente incluye el intercambio -al menos no como objetivo principal- pero suele ser habitual que acabe produciéndose, ya que se establecen lazos con otros institutos europeos.

En esta ocasión ha sido así con el Collège francés Jean Rostand, de la ciudad de Nantes; donde ya estuvieron 18 alumnos y alumnas del Juan Bosco que ahora reciben a quiénes fueron sus anfitriones. Los jóvenes franceses pasarán su estancia intercambiando experiencias con sus compañeros y compañeras y visitando la ciudad y otros lugares próximos como Campo de Criptana, o importantes ciudades como Toledo, Cuenca o Madrid.

“El proyecto KA-2019 dura dos años. Con estos alumnos comenzamos el pasado año y en esta ocasión no se trata sólo del intercambio, también de prolongar a lo largo de todo el curso una serie de actividades que venían realizando on-line y trabajar sobre diferentes aspectos del currículum educativo”, explicó la coordinadora del proyecto, Sara Yuste que junto al director del Juan Bosco, Manuel Acera y el profesorado francés acompañó a los 36 estudiantes en la visita al Ayuntamiento de Alcázar.

Por su parte, la alcaldesa de Alcázar puso en valor este tipo de experiencias educativas que fomentan el intercambio cultural, la diversidad y la inclusión; además del intercambio de experiencias valiosas para la formación de los jóvenes. “Es la tendencia de una Ciudad Educadora y dinámica como es Alcázar. Algo que no podríamos desarrollar si no tuviéramos magníficos profesionales y docentes como los del instituto Juan Bosco que han entendido que la educación va más allá de las puertas del centro”.

Tras darles la bienvenida y desearles una buena estancia en la ciudad, la alcaldesa alcazareña regaló a los 36 estudiantes -franceses y españoles- una camiseta con la imagen de la ciudad.