El Pabellón Picasso de Alcázar de San Juan congregó a más de 400 encajeras en la mañana del sábado, 20 de mayo, en su XVIII encuentro anual. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, acompañada de los concejales Antonio Cano y Bárbara Sánchez-Mateos, se acercó hasta el lugar del evento para conocer la labor de estas artesanas. La Asociación ‘El Torreón’, organizadora del encuentro, dispondrá de un local en la Plaza de España donde exhibirá sus trabajos a finales de junio.

La asociación de encajeras ‘El Torrreón’ organizó durante el fin de semana el XVIII encuentro de encajeras en el pabellón Picasso de Alcázar de San Juan. Un evento en el que participaron más de 400 personas de toda Castilla La Mancha y de otras comunidades españolas. Así, llegaron hasta Alcázar de San Juan encajeras de localidades como Puertollano, Cabezarrubias del Puerto, Argamasill de Alba, Los Llanos, Corral de Calatrava o Poblet, Cieza y Linares. La presidenta de la asociación alcazareña, Ángela Quiñones, destacó el éxito que cada año tiene este encuentro, habiéndose superado en 2017 los índices de participación.

El encuentro sirvió para ponerse al día en las nuevas técnicas y obras que pueden realizarse con esta artesanía tradicional que se está reinventando y que atrae cada vez a más aficionados de todas las edades y no sólo mujeres. Joyas, peinetas, mantillas, vestidos o zapatillas son algunos de los objetos que pueden elaborarse con bolillos. Artículos que la asociación alcazareña mostrará en Alcázar a finales del mes de junio, en un local que el Ayuntamiento les ha cedido en la Plaza de España.

La primera edil alcazareña comprobó in situ el trabajo que realizan las encajeras y felicitó a la asociación ‘El Torreón’ por su labor y la evolución que han tenido en los últimos años, “que han hecho de esta técnica tradicional algo más que algo que todo el mundo relaciona con las abuelas”. La alcaldesa recordó que la asociación, además de este encuentro, organiza anualmente un desfile en el que muestra lo que son capaces de hacer, desde ropas y vestidos infantiles y para ceremonias, hasta complementos como pulseras y abanicos.