Ningún padre desea hacerles daño a sus hijos. Todas y cada una de las decisiones que tomamos, las hacemos con la intención de ser lo mejor para ellos, aunque no siempre es así. Hay ocasiones en las que nuestras acciones pueden poner en serio riesgo su integridad física, sobre todo cuando viajamos en coche. Todo el mundo sabe lo importante que es utilizar una sillita homologada, pero además de esto, hacer uso de ella de forma correcta. El problema es que no siempre es así. Según un reciente estudio realizado por Acierto, casi 3 de cada 5 padres ponen en riesgo a sus hijos durante los viajes. Para ser más exactos, un 52% aseguran montar al pequeño con el abrigo puesto, y más de un millón de conductores reconoce no llevarlo siempre en la silla homologada.

Uno de los principales errores llega a la hora de montar al pequeño con el abrigo puesto, ya que esto aumenta hasta en un 80% las posibilidades de que el pequeño salga despedido del vehículo en una frenada brusca. Aquí entran en juego lo ajustado que vayan los cinturones y lo voluminoso que sea la prenda. El uso del abrigo con los cinturones, generan un volumen falso en el tórax del pequeño disparando las posibilidades de que se deslice hacia delante.

No siempre se utiliza la sillita homologada

En el caso de las sillitas, el estudio muestra como 1,2 millones no la utilizan siempre. De estos, el 27% reconoce no hacerlo nunca, mientras que el 73% restante admite que hay veces en las que se le pasa. También nos encontramos un 10% de usuarios que piensan que ese tipo de sillitas no protegen de forma adecuada a los más pequeños, aunque esto no es así. Está comprobado que un uso apropiado de los sistemas de retención infantil puede reducir un 75% el riesgo de lesiones.

Más de hora y media en el maxicosi, mala idea

También hay que destacar como 3 de cada 5 niños han viajado en alguna ocasión más de una hora y media seguida a la vez, y que el 20% lo hace de forma habitual. Esta práctica no es aconsejable ya que se pone en riesgo su salud.

El principal motivo de esta afirmación, es que la postura que adquieren los pequeños dentro de este elemento incrementa el riesgo de bradicardia, de apnea y de desaturación de oxígeno, con los consecuentes peligros que esto implica. Hay que recordad que los capazos hace que los pequeños tiendan a flexiaonar el cuelo y a colocarse en forma de “c”, dificultando la respiración.

Consejos de seguridad para viajar con niños en el coche

El motivo por el que los niños son abrochados con los abrigos, es por temor a que cojan frío. Para ello, podemos utilizar como alternativa colocárselo por encima o bien utilizar una manta de viaje.

También es necesario que cada cierto tiempo revisemos los cinturones y los arneses de forma periódica, para asegurarnos de que no están doblado o retorcidos. También debemos asegurarnos de que la cabeza del menor no sale del respaldo de la sillita. Si vemos que esto ocurre, será necesario cambiarla por otra más grande y que esté adaptada a su peso y altura. Para asegurarnos de que sea homologada, en la etiqueta debe aparecer reflejada ECE R44/04.

Esta entrada 3 de cada 5 padres ponen en riesgo a sus hijos cuando viajan en coche se publicó primero en Redes Sociales.

Más en la Revista de Redes Sociales.