Los 13 pequeños saharauis que han pasado el verano en Alcázar de San Juan y su comarca ya han cogido el vuelo de vuelta a los campamentos. Pero, antes, pasaron por el Ayuntamiento de la ciudad donde la alcaldesa, Rosa Melchor, y la concejala de Cooperación al Desarrollo, Alba Castellanos, los despidieron y les entregaron unos regalos por su partida. El programa “Vacaciones en Paz” ha transcurrido con total normalidad y sin incidencias; ahora, la asociación de “Amigos del Pueblo Saharaui” se prepara para la caravana solidaria de recogida de alimentos que llevarán a cabo durante el próximo otoño.

Tras disfrutar de cosas tan sencillas como el agua corriente en los hogares o los baños en la piscina municipal, además de todas las actividades que cada año organiza la asociación para niñas y niños saharauis y sus familias de acogida, los pequeños vuelven al Sahara con una sonrisa. “Aunque se lo han pasado muy bien, tienen ganas de volver”, apunta Feli Romero, presidenta de la asociación alcazareña de “Amigos del Pueblo Saharaui”, promotora del programa “Vacaciones en Paz”. Comenta que “ha sido un verano tranquilo y sin incidentes. Se ha pasado muy rápido”.

Niños y niñas vuelven a los campamentos después de disfrutar de unos meses con comodidades y recibir una asistencia médica de la que no disponen en su lugar de origen. Todo gracias a la solidaridad de las familias de Alcázar y su comarca que los han acogido durante el verano. La presidenta de la asociación agradeció al Ayuntamiento alcazareño y a los medios de comunicación el apoyo prestado para conseguir difundir este programa y que nuevas familias se animaran a ser padres de acogida.

El nuevo reto de la asociación será iniciar en otoño una campaña de recogida de alimentos no perecederos, “Caravana por la Paz”. Feli Romero explicó que, tras los recortes en ayuda alimenticia para el Sahara, será necesario emprender esta acción “porque lo poco que podamos dar hace mucho, sobre todo para ellos en las circunstancias en las que están”. La presidenta de la asociación aseguró estar convencida que “llegaremos a los corazones de los alcazareños que siempre son solidarios”.

La alcaldesa de la ciudad, Rosa Melchor, agradeció a las familias de acogida y a la propia asociación su compromiso con la causa saharaui. Destacó que “Alcázar es un ejemplo en muchas cosas, también en solidaridad. Alcazareñas y alcazareños demostramos con estas cosas que no olvidamos que hemos nacido en una parte privilegiada del mundo y que hay otras personas, como estas niñas y niños, que no tienen la misma suerte”. La primera edil señaló que estos meses de convivencia con los pequeños saharauis “son una enseñanza de vida para las familias de acogida. Si el programa “Vacaciones en Paz” no existiera habría que crearlo”.

Como cada año, la alcaldesa entregó unos regalos -principalmente material escolar- a los pequeños que ya están de vuelta a su hogar.