La celebración del Día Internacional de las Ciudades Educadoras -30 de noviembre- se pospuso en Alcázar de San Juan hasta el pasado martes, 11 de diciembre, debido a que en el día oficial de su conmemoración el Ayuntamiento alcazareño recibió en Albacete uno de los reconocimientos de la Junta de Comunidades a la Iniciativa Social.

Así, en el acto celebrado en el Centro Cívico, se reconoció a los 14 docentes recientemente jubilados y se presentó un nuevo proyecto integral de Educación Medioambiental que el Ayuntamiento ofrecerá el próximo curso a todos los centros de primaria y secundaria. La alcaldesa de la ciudad, Rosa Melchor y el concejal de Educación, Mariano Cuartero, estuvieron presentes en el acto.

Alcázar de San Juan es una Ciudad Educadora y, como miembro de esta red, anualmente celebra un acto con motivo del Día Internacional de la Educación. En esta ocasión tuvo lugar en el Centro Cívico el martes 11 de diciembre.

Los avances educativos de la ciudad son notables, tanto dentro como fuera de los centros de enseñanzas, ya que el Ayuntamiento se encarga de implicar a todos los agentes sociales en esta labor. No en vano, en 2017, el municipio alcazareño fue reconocido por el Ministerio de Educación y por la FEMP por el bajo índice de absentismo escolar (un cero técnico) gracias al programa que desarrollan en coordinación el área de Educación, Servicios Sociales y los diferentes centros educativos de la ciudad.

El Ayuntamiento alcazareño cuenta con una amplia gama de programas y proyectos encaminados a construir un Plan Educativo de Ciudad. Actividades extraescolares innovadoras, como “English for Alcázar” para facilitar el aprendizaje de idiomas a todos los niños y niñas del municipio; actividades complementarias variadas para conocer el patrimonio de la ciudad, sensibilizar sobre diferentes situaciones y colectivos, educación vial, programas de prevención y vida saludable o un novedoso programa medioambiental; programas de integración socio-educativa como la prevención del absentismo escolar o becas y ayudas económicas para libros y materia escolar a los colectivos más vulnerables; banco municipal de libros; educación musical; aulas, comedores y transporte escolar; vida saludable con iniciativas como el ciclobús o el pedibús que intentan que los jóvenes vuelvan a ir a clase andando o en bicicleta o la incentivación de la participación de niños y jóvenes a través del Consejo de Infancia, el taller de ideas y otros proyectos para mejorar la ciudad.

“En Alcázar queremos que todos nuestros ciudadanos tengan voz y sean escuchados, especialmente quienes son nuestro presente, los más pequeños”, apuntó la alcaldesa de la ciudad. “Mantenemos una escucha activa, colaboramos con ellos y nos preocupa especialmente que tengan igualdad de oportunidades ante la educación y en todos los ámbitos sociales”.

La primera edil señaló que la idea de su equipo de Gobierno se fundamenta en la participación ciudadana y la corresponsabilidad, “porque es la única manera de avanzar todos juntos, reeducarnos y dejar una ciudad mejor para quienes vengan detrás”. En esta tarea, Melchor señaló que son pilar fundamental los docentes, motivo por el que todos los años se reconoce su labor entregando un diploma y un obsequio (en esta ocasión unas meninas elaboradas por los usuarios del centro ocupacional Frida Kahlo) a los docentes que se han jubilado en el último curso. En 2018 fueron un total de 14 profesores y profesoras.

PROGRAMA MEDIOAMBIENTAL

En este mismo acto se presentó e nuevo Programa Medioambiental que integra acciones que ya se están desarrollando por algunos centros, además de propuestas nuevas, para ofertar un programa educativo integral a todos los colegios e institutos de Alcázar de San Juan.

El nuevo programa ambiental ofrecerá tres líneas de actuación: ciclo del agua, cambio climático y eficiencia energética, reforestación para la construcción de un anillo verde en la ciudad y formación del profesorado. En el primer aspecto, los niños y jóvenes de la ciudad podrán conocer cómo se extrae el agua del Acuífero 23 en la ciudad y todo el proceso que sigue, desde llegar a los grifos como agua potable hasta la depuración.

Dentro de esta primera línea se les educará también para un consumo responsable del agua y se hará una labor de sensibilización con asuntos que afectan al medioambiente como el consumo de agua embotellada (principalmente en botellas de plástico) o el desecho de toallitas higiénicas a través del W.C. (conocido como ballena blanca). En cuanto a la eficiencia energética, el programa más significativo es el conocido como 50/50, por medio del cual se pretende que los colegios ahorren en suministros y que ese ahorro se traduzca en recibir a cambio un 50% de lo conseguido para reinvertirlo en proyectos escolares.

En cuanto a la reforestación, un proyecto que ya han iniciado centros escolares como el Gloria Fuertes, se extenderá a todos los centros educativos para construir un anillo verde entre la depuradora y el parque Alces; proyecto que se sumará al del “Árbol de la Vida” iniciado el pasado año por el Ayuntamiento de Alcázar. Por último, en colaboración con el Centro Regional de Profesores, se ofertará educación medioambiental al profesorado para que pueda colaborar en las diferentes líneas mencionadas y reforzar el programa municipal. “El objetivo es que tanto alumnado como profesorado conozcan su entorno natural y sean capaces de mejorarlo”, explicó Pablo Pichaco, uno de los técnicos que han desarrollado el programa y que se encargarán de su desarrollo.