Un año más, el pabellón Díaz Miguel de Alcázar de San Juan acogió uno de los eventos gastronómicos más importantes de la ciudad, la IX edición del Concurso Regional de Vino Tierra del Quijote “1000 no se equivocan”.

1.000 catadores, 2.000 botellas, 220 vinos de 80 bodegas de todas las denominaciones de origen de Castilla La Mancha y algunos pagos o vinos de la tierra, son la clave de esta cata que cada año despierta mayor interés en toda España. En 2018 se recogieron 2200 solicitudes para formar parte del jurado de los 1000 que, una vez más, eligieron los mejores vinos de Castilla La Mancha.

La Delegada de la Junta, Carmen Teresa Olmedo, el Director General de Industrias Agroalimentarias y Cooperativas, Gregorio Jaime Rodríguez y la alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, inauguraron el sábado, 17 de marzo, la IX edición del Concurso Regional de Vinos Tierra del Quijote “1000 no se equivocan” que volvió a ser un éxito, tanto por la respuesta de la convocatoria -2.200 inscripciones para formar parte del jurado- como por los vinos elegidos que dan a las bodegas y cooperativas de Castilla La Mancha una idea muy fiable de lo que demandan los consumidores.

El que el jurado de este concurso esté compuesto, en su mayoría, por aficionados al vino y no por profesionales del sector es la seña de identidad de este evento. Así lo destacó la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, en su intervención en la que puso en valor al “jurado popular” del concurso, gracias al cual “sigue vivo el concurso después de nueve años”. Un jurado muy valorado también por los productores de vino castellano-manchegos porque, como explicó la alcaldesa, “eligen los vinos que les gustaría poner en sus mesas”.

Nuevamente, formando parte del jurado de los 1000 hubo un elevado número de gente joven y mujeres que, cada vez más, se interesan por la cultura del vino. Carmen Teresa Olmedo, delegada en Ciudad Real de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha -organismo que también colabora con la financiación del certamen- felicitó al Ayuntamiento de Alcázar de San Juan por una iniciativa “que ayuda a la promoción del vino, muy necesaria para incentivar el consumo moderado de este producto en la región”. Y es que, a pesar que las exportaciones de vino de Castilla La Mancha son cada vez más numerosas, un 18% más respecto al año 2016, el consumo interno de este producto ha descendido en las últimas décadas, pasando de los 40 litros por persona en los años 70 a prácticamente la mitad, 21 litros por persona. La delegada adelantó también en Alcázar que se establecerá en Ciudad Real el nuevo grado de Enología, “porque gran parte del éxito del vino está en la formación de los profesionales de este sector”.

 

Consulta el listado de premiados en el concurso de catadores.