Queda poco para la llegada de la Navidad. Una época del año muy esperada por la mayoría de las personas. Es ideal para viajar y descubrir nuevos rincones del planeta. Entre estos destinos, están aquellos relacionados con esta época del año, como son los mercadillos navideños que están repartidos por todo el mundo. Hoy queremos hacer un repaso por alguno de los más famosos que nos podemos encontrar.

Alemania, belleza y tradición legendaria

Los mercadillos navideños y Alemania siempre han ido de la mano. En este país nos encontramos algunos de los más famosos del mundo. Entre todos ellos, uno de los más destacados es el de Stuttgart.

Visitar este mercadillo se ha convertido en un reclamo turístico, ya que en él nos podemos encontrar auténticas obras de arte en forma de casetas de madera impregnadas de espíritu navideño. Este mercado cuenta con cerca de 300 puestos que destacan por su decoración y que seducen a todos los viajeros. Cabe destacar que en Alemania hay muy buenos artesanos de la madera, capaces de fabricar cualquier cosa con este material.

Está ubicado sobre las Plazas Schillerplatz y Marktplatz, pudiendo presumir de ser uno de los más antiguos del país, cuyos orígenes se remontan a finales del siglo XVII.

El mercadillo se divide en tres zona: Feria de Navidad, Mercado de Adviento y Mercado Navideño, todo ello acompañado de un carrusel, una noria y un tren para el disfrute de los más pequeños de la casa, quienes sin duda quedarán deslumbrados por el espectáculo.

Además, si entre puesto y puesto nos entra hambre, siempre podremos picar algo gracias a las muchas delicadezas culinarias que nos podemos encontrar y que van desde castañas hasta almendras tostadas o embutidos de la Selva Negra.

Francia: Alsacia bucólica y auténtica

La Alsacia francesa es la región donde los mercadillos navideños son más auténticos, gracias en gran parte por su proximidad y su historia ligada a Alemania. En estas semanas de Adviento, las ciudades ya encienden las luces de Navidad y las casas se engalanan con abetos, renos o angelitos.

Entre los más singulares y visitados está el de Estrasburgo, que puede presumir de ser el más antiguo de Francia. Es conocido como “Mercado del niño Jesús” y data del año 1570. Puede presumir por ser uno de los más grandes y vistosos, situado en la plaza del ayuntamiento y acompañado de un gigantesco abeto de 28 metros.

Alrededor del árbol de Navidad, se sitúan los diferentes puestos que ofrecen una gran variedad de artículos que van desde figuritas del belén, juguetes o soldaditos, todo piezas de artesanía.

Los Calendarios de Adviento son un buen regalo original para los niños, ya que cada día pueden abrir una puerta hasta llegar al día de Navidad. En el caso de que prefiramos regalos culinarios, siempre podemos decantarnos por los dulces alsacianos, golosinas o las famosas galletas en forma de muñeco.

Reino Unido, fantasía navideña

El Reino Unido también cuenta con un buen puñado de antiguos mercadillos navideños repartidos a lo largo de su geografía. Para aquellos que están pensando en pasar unas navidades en tierras británicas, no deberían dejar pasar la oportunidad de visitarlos. Entre ellos habría que destacar “Winter Wonderland” en Hyde Park, un mundo mágico de hielo.

Se trata de un increíble complejo navideño, ideal para pasar la tarde en familia. Lo mejor de todo, que la entrada es gratuita. Dentro de él, nos encontramos el mercado navideño, pero también una pista de patinaje, una noria, espectáculos circenses y un gran número de puestos de comida.

El mercadillo principal, inspirado en el estilo alemán es el ‘Angel’s Christmas Market’, y seguro te encaprichas de algún regalo ya que tiene de todo, literal, desde arte y artesanía fantásticos hasta joyas hechas a mano, siempre cuidando el escaparatismo…¡quién se resiste a este perrito y las pulseras!

Para coger fuerzas, nada mejor que las villas bávaras en las que tomar cerveza y auténticas salchichas ‘bratwurst’ o ‘currywurst’, un cóctel en su bar-carrusel, un delicioso chocolate caliente o un vino caliente con especias.

Y seguido a disfrutar del parque, hay multitud de actividades para que los niños de todas las edades se entretengan. Deja que los más jóvenes visiten a Papá Noel en la villa de ‘Santa Land’, vivan una aventura invernal de nieve y estatuas de hielo en el ‘Magical Ice Kingdom’ o patinen en la pista de hielo al aire libre, la más grande del Reino Unido, que rodea el quiosco musical victoriano.

$pub.display(‘MPU1’)

Canadá, espíritu navideño

El espíritu de los mercadillos navideños no solo lo encontramos en Europa, sino en otros países como Canadá. Más concretamente el Christmas Market de Toronto.

En el conocido como distrito de la destilería, nos encontramos una gran actividad diaria, convirtiéndolo en uno de los mejores del mundo. Es la oportunidad perfecta para comprar los regalos para tus seres queridos. Ahí te podrás encontrar todo tipo de adornos navideños.

Sin salir de sus calles, también podrás disfrutar de sabrosas comidas en alguno de sus restaurantes, o picotear alguno de sus dulces. La lista de actividades es larga: coros de villancicos, shows de elfos… que hacen las delicias de los visitantes.

Asia, exotismo y grandiosidad

Hasta el lejano oriente, los mercados navideños de estilo europeo son ya algo común en estas fechas. Un lugar donde visitantes y lugareños se une para comprar regalos y degustar exquisiteces especiales.

En el distrito Xuhui de Shanghai, nos encontramos con el German Christmas Market, un mercado al estilo alemán. Se encuentra repleto de de las tradicionales casetas de madera donde encontrar originales objetos artesanales. Está formado por más de 100 puestos diferentes, donde se puede comprar casi cualquier regalo relacionado con la Navidad.

Además, como el recorrido es largo, siempre podremos hacer una parada para degustar la gastronomía típica alemana de diferentes partes del mundo.

Antes de abandonar el mercado, hay que visitar su árbol de Navidad de 16 metros de altura, adornado con más de 20.000 luces.

$pub.display(‘MPU2’)

España, nada como en casa

Tras recorrer el mundo, por fin llegamos a nuestro país. Aquí en España, el mercado navideño más importante y conocido es el de la Plaza Mayor de Madrid. Pasear por sus calles llenas de puestos, es toda una experiencia, no solo para las compras, sino todo un fenómeno de risoterapia, porque tan tradicional como el mercado son sus coloridas pelucas y gorros de todas las formas y tamaños, de árbol de Navidad, de reno…

En este mercado, no sólo podemos comprar productos típicos de la época navideña, sino también encontrar propuestas más originales y hasta frikis. En total son 104 las casetas que se dan cita durante estas semanas y que te permiten encontrar de todo.

En Barcelona nos encontramos la Feria de Santa Lucía que se encuentra en el barrio gótico, y que tiene como telón de fondo la bella catedral de Santa Eulalia. Esta ubicación dota al mercadillo de gran encanto, teniendo en cuenta que es uno de los más antiguos del país, con más de 225 años de tradición.

El mercado está dividido en varias líneas: el sector verde dedicado a los árboles de navidad, el sector de artesanía y un sector dedicado a las figuras del Belén donde se puede encontrar ¡al famoso personaje “el caganer“!

También, como particularidad lugareña, destacar los “caga tió”. Esta figura navideña, consiste en un tronco hueco al que se le pinta una cara amigable, que contiene los regalos de los niños en su interior y que, según la tradición catalana, después de cantarle un villancico debe ser picado por palos para “cagar” regalos para los niños en Nochebuena.

Fuente: Habitissimo

La entrada Conoce algunos de los mercadillos navideños más espectaculares del mundo aparece primero en Navidad. Tu revista navideña.

Más en la revista de tu Navidad digital.