Suelos brillantes con 7 consejos de limpieza

0
suelos de porcelana

La limpieza de los suelos del hogar puede resultar frustrante si no se realiza bien. Pero también es una tarea fácil si se emplea el tiempo y los productos que requiere. Hay variedad de materiales empleados en los suelos que sirven para hacer una limpieza completa. Según sea el tipo de suelo que tengas en casa, te damos estos consejos. Son fáciles y prácticos y tus suelos lucirán siempre ¡perfectos! Sin mucho esfuerzo y tiempo, apenas empleando lo que realmente requieren.

Cómo limpiar a fondo los suelos de tu casa

como limpiar los suelos de casa
Para proceder a una limpieza profunda de los suelos de casa, que bien realizada hará la limpieza cotidiana más fácil. Una vez por semana hay que limpiar el suelo a fondo. Hoy más que nunca hay que mantener la higiene de los suelos y todos los ambientes y espacios.

Hay que retirar los restos de polvo y otros con la escoba. Moviendo muebles y sacudiendo los mismos. Si hay manchas en el suelo se debe utilizar agua y bicarbonato formando una pasta. Se aplica en la zona de la mancha dejando actuar unos minutos. Cuando la misma ha cedido se limpia con una esponja suave con una pizca de bicarbonato. Si hay que raspar lo mejor es usar una rasqueta suave especialmente para este uso. Y debemos cuidar de no rayar la superficie del suelo.

Luego de la esta limpieza hay que aspirar a fondo. Los restos de polvo y otros complican la limpieza posterior, así que es necesario hacerlo bien. Si se trata del suelo de la cocina hay que usar agua y lejía aunque también se pueden aprovechar los productos específicos que se venden para este fin. Retirado el polvo y listo para la limpieza del suelo, vamos a proceder según sea el tipo de material de los suelos de casa.

Limpiar los suelos de piedra natural y los de cerámica

limpieza de los suelos de piedra natural
Los suelos de piedra natural pueden lucir perfectos siempre. Basta con limpiarlos con agua y jabón neutro. Luego de lavarlos hay que secarlos a fondo con un trapo seco. Estos son delicados y para evitar el daño no debes usar ni vinagre ni limón porque la piedra se daña. Cada cierto tiempo se pueden pulir para que luzcan brillantes.

Los suelos de cerámica lucen siempre preciosos, tienen un brillo que es permanente. Para limpiarlos a fondo basta mezclar agua y bicarbonato también puedes elegir el vinagre. Luego de lavar a fondo, hay que secarlos con una mopa seca para que queden brillantes.

Cómo limpiar los suelos de madera y los de porcelana

limpiar los suelos de madera
Los suelos de madera son fantásticos. Para estos hay variedad de productos en el mercado que se usan fácilmente para limpieza y brillo. Pero puedes usar un cubo de agua tibia mezclado con medio vaso de vinagre blanco. Esto limpia y le da brillo. Dos veces por año hay que abrillantarlo usando aceite específico. El de almendras es el ideal.

Para limpiar los suelos de porcelana, hay que mezclar tres partes de agua y una parte de jabón neutro. Limpiar con la fregona cuidando de retirar bien el jabón. Para ello habrá que pasarla varias veces lavando cada tanto la misma.

Suelos de microcemento, vinílicos y linóleo

limpieza de los suelos de casa
Los suelos de microcemento suelen ser muy atractivos y resistentes. Pero también demandan más cuidado. Ten en cuenta para su limpieza, una mezcla de agua tibia con jabón neutro. En estos no se puede utilizar lejía ni alcohol porque lo dañan irremediablemente. Los de material vinílico también se limpian bien con agua tibia y jabón neutro. Solo hay que cuidar de no mojarlos demasiado y secarlos pronto.

Y los que están fabricados en linóleo, se limpian con una mezcla de agua tibia con vinagre blanco o bien con jabón neutro. Luego de haber usado la mezcla se secan a fondo. Si se prefiere se pueden elegir productos específicos para este tipo de material. En los suelos de linóleo no debe usarse nunca el amoníaco porque lo dañan.

suelos de porcelana
En todo tipo de suelos hay que limpiar las junturas. Y esta tarea requiere más esfuerzo y tiempo. Aunque no resulta complicada si se hace cada cierto tiempo. Y no requiere muchos productos, apenas bicarbonato y agua. Mezclar una taza de bicarbonato y dos cucharadas de agua caliente formando una pasta. Se aplica la misma en las junturas y se deja actuar. Luego se limpia a fondo con un estropajo.

Cada día hay que realizar la limpieza cotidiana y cuando caen residuos limpiar inmediatamente. Esto ayuda a que se mantengan en buenas condiciones y que la limpieza general sea más fácil. Los suelos lucen siempre bien como has notado, con apenas unos cuantos productos. Lo que sí es importante es empeñarse en tener una rutina de limpieza. Y para un brillo mayor se puede requerir ayuda profesional. Estarán siempre limpios y lucirán siempre brillantes.