Todos sabemos lo importante que es el sueño para la salud, pero no siempre hacemos lo correcto para favorecerlo y cuidarlo. Hoy queremos recordarte la manera de tener un dormitorio saludable y para ello vamos a enumerar algunas cosas que no deberían estar en tu habitación, si quieres conseguir el mejor descanso nocturno.

Está comprobado y demostrado. Según los expertos, dormir menos de 7 horas diarias puede afectar de forma muy negativa a la salud. Por eso, y aunque nos cueste un poco acostumbrarnos, hemos de intentar dormir el tiempo adecuado y hacerlo de una manera correcta. Hoy te contamos qué puedes hacer para tener un dormitorio saludable, y qué cosas has de desterrar del mismo para descasar mejor. Toma nota y atrévete. Tu salud te lo agradecerá.

Fuente: Ideal Home

Si te decides a procurarte un buen descanso nocturno, tendrás que sacar de tu habitación algunas cosas que no te hacen ningún bien allí. Algunas las eliminarás sin problemas, pero otras te costará más. ¡No te rindas! Poco a poco te irás acostumbrando a la nueva situación. Te sentirás mucho mejor, y eso merece la pena.

Cosas que sobran en un dormitorio saludable: la televisión

Fuente: Decoist

Puede que te parezca obvio pero, sin embargo, hay muchísima gente que tiene un televisor en su dormitorio. De hecho, este elemento ocupa un lugar preferente en una gran cantidad de habitaciones a lo largo y ancho del mundo.

No hace falta que te diga que es un error de considerables dimensiones. Para empezar, la luz azul que emiten estos dispositivos audiovisuales interfiere de forma directa en la producción de melatonina. Tu cerebro segrega menos cantidad de esta hormona, y esto te impide conciliar el sueño. Así que, si resulta que te compraste una tele para tu habitación porque tienes insomnio, has de saber que no estás mejorando el problema, sino todo lo contrario.

AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘1L’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘1C’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘1R’);

Olvídate de la tele, al menos en el dormitorio, y dormirás mucho mejor. Siempre puedes hacerte con un televisor portátil para cuando estés enfermo con gripe y tengas que guardar cama, ¿no crees?

Alfombras y moquetas en el suelo

Fuente: Homedit

En invierno resulta muy agradable levantarse descalzo de la cama y pisar una suave y mullida alfombra. Es una solución genial que resulta, además, muy decorativa. Sin embargo, si eres una persona propensa a las alergias o a otro tipo de enfermedades respiratorias y quieres tener un dormitorio saludable, lo mejor es que prescindas de este elemento.

Ten en cuenta que esa gran alfombra que tanto te gusta es el lugar ideal para los ácaros del polvo, que viven de maravilla entre sus suaves fibras. En el caso de que no quieras renunciar a ellas totalmente, hazte con una o dos alfombras pequeñas para poner a los lados de la cama. Y aspíralas con frecuencia.

Colores intensos y brillantes

Fuente: Homey Oh My

Entiendo tu preferencia por los colores llamativos, en lo que al interiorismo de tu casa se refiere. Sin embargo, también sé que hay que utilizarlos con mucha mesura para lograr el mejor resultado.

En las habitaciones y zonas de descanso no conviene utilizar gamas de color muy intensas y brillantes, ya que no favorecen el relax. Más bien al contrario, lo que hacen es activar tu cerebro, en lugar de inducir al sueño.

AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘2L’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘2C’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘2R’);

Fuente: Homedit

Por eso, si buscas un dormitorio saludable, es mejor apostar por colores neutros, por tonos nude o por colores fríos como el azul o el verde, en lugar de colores calientes como los rojos, naranjas o amarillos.

Tablets y móviles

Fuente: Gigaom

Ocurre lo mismo que con la televisión. El móvil (y también la tablet) emite su característica luz azulada, lo que es tremendamente perjudicial a la hora de conciliar el sueño. Además, las ondas electromagnéticas de este tipo de dispositivos no son buenas, por lo que conviene mantenerlas lejos mientras descansamos por la noche.

Plantéate muy seriamente dejar el teléfono móvil fuera de tu habitación a la hora de dormir. No se trata de quedarse incomunicado, pero sí de establecer unas horas al día (o, más bien, de noche) en las que descansar del móvil. No te pasará nada si no lees ese mensaje de whatsapp inmediatamente, ¿no crees? Seguro que puede esperar a mañana.

Sé que esto puede resultar difícil y costoso al principio, pero merece la pena intentarlo por el bien de tu salud.

Tu mejor amigo

Fuente: Interior & Lighting Design

Sé que para ti tu mascota es tu mejor amigo, pero eso no quiere decir que dormir con él sea una buena idea. Hay muchísimas personas alérgicas a los perros y gatos, por lo que conviene que le busques otro lugar donde dormir.

AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘3L’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘3C’); AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘3R’);

Como no conocemos los mecanismos por los que se producen las alergias, y estas pueden manifestarse a cualquier edad, lo mejor es que dejes fuera de tu habitación a los animales de compañía.

Las cortinas y estores livianos y translúcidos

Fuente: Ideal Home

Nos encantan los espacios luminosos y llenos de vida. Por eso tendemos a vestir nuestras ventanas con visillos o estores confeccionados con telas ligeras, nada opacas. Esta solución que es perfecta para el salón, el estudio o el comedor, no es adecuada en un dormitorio saludable. Ten en cuenta que para dormir bien necesitamos oscuridad, y que hay una gran contaminación lumínica en las ciudades.

La solución pasa por buscar unas cortinas gruesas y opacas, que impidan totalmente la entrada de luz.

Replantéate cómo ha de ser tu dormitorio a partir de ahora y haz algunos de los cambios que te explicamos. Podrás dormir mejor y eso se notará en tu salud y en tu bienestar. ¡Anímate!

AmpedSense.OptimizeAdSpot(‘BP’)

Puedes leer la entrada original y completa en 6 cosas que no deberían estar nunca en un dormitorio saludable de la revista online Decoración 2.0.

Más en la Revista de Decoración y Hogar.