El sector agroalimentario se ha convertido en los últimos años en el principal motor de la economía castellano-manchega, especialmente en la comarca de La Mancha. Desde el Gobierno regional se ha apostado por él, a partir de la integración cooperativa, el relevo generacional y la profesionalización del sector. Para hacer balance sobre lo conseguido hasta ahora y encarar futuros retos, Cooperativas Agroalimentarias organizó este lunes, 18 de diciembre, un desayuno informativo -de carácter regional- en Alcázar de San Juan en el que participó la alcaldesa de la ciudad y el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, junto a 200 profesionales del sector.

Con el fin de estudiar la situación del sector agroalimentario, analizar el trabajo desarrollado y trabajar en una estrategia cooperativa de futuro, Cooperativas Agroalimentarias de Castilla La Mancha reunió este lunes, en Alcázar de San Juan, a 200 profesionales del sector en un desayuno informativo al que invitaron al Consejero de Agricultura y a la alcaldesa alcazareña. Una iniciativa que se plantean repetir a lo largo del año en diferentes lugares de Castilla La Mancha.

Martínez Arroyo destacó la importancia de este tipo de encuentros que ayudan a “ver cómo vamos a encarar el futuro. La agricultura de Castilla la Mancha ya no la para nada. En estos momentos, la actividad agroalimentaria ha alcanzado ya el 14% del PIB. Somos la única región con este dato. Se han superado los 2.500 millones de euros de facturación en exportaciones del sector, la cifra más alta de la historia en la región. Una cantidad que supone un tercio de la exportación total”. A estas cifras sumó el consejero los 600 millones de euros interanuales en exportación y el objetivo de incrementar en 2.500 millones de euros el conjunto del sector agroalimentario.

En cuanto a la Política Agraria Comunitaria (PAC) Martínez Arroyo adelantó que el próximo viernes, 22 de diciembre, se ingresarán en la región 190 millones de euros que darán cobertura a más de 100.000 agricultores para completar el pago básico y el pago verde que ya se adelantó meses atrás.

Por su parte, la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, calificó de “fundamental para el desarrollo y la economía de la región” al sector agrario, especialmente el relacionado con la industria agroalimentaria. Señaló que ayuda a fijar la población en las zonas rurales, no sólo porque “no se pueden deslocalizar los cultivos”, sino porque las industrias se están quedando en la región “porque han entendido el valor añadido de nuestros productos”. Igualmente puso en valor el movimiento cooperativo “muy importante en el desarrollo que estamos experimentando en los últimos años”.