El pasado sábado, 28 de septiembre, comenzaron las Fiestas de la Vendimia en honor de la patrona de Alcázar de San Juan, la Virgen del Rosario. El encargado de pregonarlas fue el cantante, compositor católico y profesor de religión Unai Quirós.

El malagueño, con raíces manchegas, dio la bienvenida a las fiestas con música y convirtiendo su intervención en una acción de gracias a la Virgen, a la que dedicó una composición creada para la ocasión. Entre canción y canción, recordó el vínculo que de niño le unía a Alcázar de San Juan, la estación de tren; una parada que anunciaba que quedaba menos para llegar a Andalucía. Como cada año, la alcaldesa de la ciudad, Rosa Melchor, acompañada en esta ocasión por los concejales de Festejos y Turismo, Juan Benjamín Gallego y Bárbara Sánchez Mateos, acompañó a vecinas y vecinos durante el pregón que se cerró, como es habitual, con la actuación de la asociación de Coros y Danzas.

Unai Quirós fue el pregonero de las tradicionales Fiestas de la Vendimia en 2019. Un cantautor católico, profesor de religión, que llegó al mundo de la música a raíz de su participación en el movimiento juvenil de Málaga conocido como MAC (Movimiento de Acción Cristiana). Con tan sólo 14 años aprendió a tocar la guitarra, desde la que no se ha separado desde entonces, componiendo canciones que muestran su devoción y que son un alegato por la paz y el amor. Desde que en 2009 viera la luz su primer disco, “Dichosas Caídas”, Unai Quirós ha editado tres trabajos más, ha compuesto himnos y canciones para organizaciones religiosas y ha colaborado con otros artistas.

Fiel a su trayectoria, ofreció un pregón diferente, protagonizado por la música y sus canciones. Un pregón que convirtió en una acción de gracias a la Virgen del Rosario, a la que dedicó el primer tema. Entre canción y canción, acompañado siempre por los acordes de su guitarra, Unai apeló a las sensaciones, recuerdos y sentimientos; especialmente los de su infancia. Recuerdos que le llevaron a parar de nuevo en la estación de tren de Alcázar de San Juan, cuando su madre le advertía que ya quedaba poco para llegar a Andalucía y les daba un bocadillo a él y a sus hermanos para hacerles más llevadero el viaje.

El pregón finalizó con la participación del público asistente, autoridades incluidas, reproduciendo la coreografía de uno de sus temas más conocidos, “Eres la Sal”.

Tras el pregón, las nuevas damas de la Virgen recibieron de manos de sus familiares y de las damas salientes las bandas, ramos de flores y diplomas conmemorativos. La asociación de Coros y Danzas de Alcázar de San Juan cerró este acto con cantos y bailes tradicionales de vendimia.