Rosa Melchor, alcaldesa de Alcázar de San Juan, participó junto a Pilar Zamora, primera edil de Ciudad Real y la alcaldesa de Torralba de Calatrava, María Antonia Álvaro, en el foro de liderazgo SER Mujer que se celebró en la mañana del miércoles, 7 de marzo, en el hotel NH de Ciudad Real. Las tres regidoras hablaron sobre el papel de las mujeres en las instituciones y mostraron su apoyo a la huelga del 8M por la igualdad, un día en el que pararán sus agendas.

La alcaldesa de Alcázar consideró la “necesidad” del paro femenino para visibilizar la importancia del 50% de la sociedad que, “sólo por ser mujeres tenemos el camino más complicado, también en la política”. Melchor opinó que ha ciertas actitudes que en los hombres “se dan por naturales”, especialmente cuando desempeñan puestos de responsabilidad, que no se presuponen a las mujeres que tienen que demostrar más “y poner sobre la mesa un modelo de trabajo de mujer”. La primera edil alcazareña apuntó que este modelo pasa por “evitar” salidas, comidas y reuniones “innecesarias”, lo que hace que las mujeres “seamos más concretas, más prácticas y más efectivas. Tenemos otro carácter a la hora de gobernar”.

Por otra parte, coincidiendo con sus compañeras en el foro, opinó que “queda mucho camino por hacer y seguir trabajando por la igualdad total” y que las cosas “avanzan despacio”. Como ejemplo señaló que en una ciudad abierta, dinámica y cosmopolita como es Alcázar desde hace siglos, no deja de resultar significativo que ella haya sido la primera mujer al frente de la Alcaldía.

En cuanto a la forma de gestionar y delegar las funciones de gobierno, Melchor aseguró que el reparto de tareas lo realizó en base a perfiles profesionales, personales, experiencia y formación, “nunca valorando si eran hombres o mujeres”. Un reparto en el que también quiso hacer un gesto simbólico poniendo al frente de la concejalía de Igualdad a un hombre “que ejerce la igualdad en su vida diaria”; al igual que delegando la Seguridad Ciudadana y la Policía en una mujer “preparada para llevar esta área”. La primera edil alcazareña remarcó que “los prototipos, más en política, son absurdos, no existen tareas de hombres o de mujeres”.

En cuanto a la forma de llevar a la práctica políticas de igualdad, las tres mujeres estuvieron de acuerdo en que es necesario dotarlas económicamente e implementarlas de modo transversal, en todas las áreas municipales. La alcaldesa alcazareña valoró también la figura de los técnicos de igualdad que, en Alcázar, desarrollan talleres en los que informan, forman y educan a los jóvenes en la igualdad.