La alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor, presentó a los medios la nueva propuesta de ordenanzas fiscales para el año 2020. Un documento que actualiza impuestos y tasas en base a los criterios de corresponsabilidad ciudadana y equilibrio retributivo. Se actualizará el IBI urbano para promediarlo con la media regional, fijándolo en el 0,60% durante todo el mandato. Igualmente se incentivará la apertura de negocios y comercios en zonas de tránsito, subvencionando el IBI de los locales. Otra de las modificaciones afectará a las terrazas, diferenciando las tasas por zonas y tipo de cerramiento, marquesina o veladores. En cuanto a la ayuda a domicilio, pagarán algo más quienes disponen de pensiones más elevadas. El resto de tasas sufrirá una actualización del 2%. “Queremos seguir manteniendo los servicios que tenemos, propios de una gran ciudad, aplicando el equilibrio retributivo”.

Con el fin de poder presentar los Presupuestos Municipales el próximo mes de noviembre -primera vez que sucedería tras años de inestabilidad política- la alcaldesa de Alcázar de San Juan presentó a los medios las ordenanzas fiscales para 2020, paso previo necesario a la elaboración presupuestaria. “Queremos presentar unos presupuestos realistas y, para ello, primero tenemos que tener claro los ingresos reales de los que dispondremos el próximo año”, explicó Melchor.

“Alcázar dispone de unos servicios propios de una gran ciudad o de una capital de provincia y, sin embargo, algunas tasas e impuestos están muy por debajo de lo que pagan en estas ciudades”. La primera edil llamó a la corresponsabilidad de Gobierno de la ciudadanía, expresada no sólo a través de la participación, también en cuanto a las aportaciones económicas para el funcionamiento de la institución local y la cobertura de servicios.

El coste de personal del Ayuntamiento alcazareño asciende a un total de 10.250.000 euros anuales, mientras que los gastos corrientes alcanzan los 10.158.000 euros; partidas básicas para el funcionamiento de los servicios municipales. “Queremos que se sigan prestando todos los servicios que ofrecemos, a sabiendas que muchos de ellos son deficitarios, porque primamos por encima de todo las personas y el beneficio social que muchos de ellos aportan”, aseguró la alcaldesa de Alcázar, explicando que del coste total de los servicios generales la ciudadanía cubre con el pago de tasas no más del 47%; lo mismo sucede con los servicios ofertados por el Instituto Municipal de Deportes (48%) o del Patronato Municipal de Cultura (por debajo del 30%).

Igualmente, la alcaldesa recordó la “precariedad económica” en la que se encontraba el Ayuntamiento hace cuatro años, tras el mandato 2011-2015. Una gestión que supuso que al inicio del pasado mandato “no se pudieran pagar cosas tan básicas como los suministros, la limpieza de las calles o los pagos a pequeños proveedores, además de peligrar las nóminas de los trabajadores municipales”. Una situación que obligó a diseñar un plan de ajuste y que, aún hoy, supone un desfase en las cuentas cercano a los 4,5 millones de euros. “Queremos diseñar unos presupuestos realistas, ajustando el gasto a las verdaderas posibilidades de ingresos”.

IBI UrbanoEl impuesto popularmente conocido como contribución, es el que mayores cambios presenta en las nuevas ordenanzas. Se modifica el tipo de gravamen del 0,48% al 0,60%, ajustándolo al promedio regional (0,63%). “Lo que no es lógico es que de los 102 municipios que tiene la provincia de Ciudad Real, 90 tienen un gravamen por encima del nuestro y sólo 11 igual o inferior al nuestro, siendo Alcázar una ciudad con 30.000 habitantes”. La alcaldesa explicó que este ajuste que ahora se realiza se mantendrá sin cambios durante los próximos cuatro años. Igualmente puso algunos ejemplos para mostrar lo que realmente supone la modificación de este impuesto. Un piso de 100 metros cuadrados en el centro de la ciudad, que a fecha de hoy paga de IBI 257 euros al año, en 2020 pagará 50 euros más (15 céntimos por día). Una casa antigua de 100 metros cuadrados, también en el centro, pagará 60 euros anuales más (19 céntimos por día) y una casa grande de nueva construcción en las zonas de crecimiento de la ciudad tendrá un mayor incremento, próximo a los 60 céntimos por día. “Se trata de pagar en función de lo que tenemos”.

Otra medida, orientada a dinamizar el movimiento inmobiliario en el centro de la ciudad y evitar el aumento de edificios vacíos en situación ruinosa y que sirven de cobijo a las plagas, será la de aplicar un recargo del 50% a los propietarios de estos edificios; con el fin que promuevan arrendamientos más económicos y su mantenimiento. “Por supuesto, antes de aplicar esta tasa daremos trámite de audiencia a los propietarios para buscar alternativas”.

Por el contrario, aquellos propietarios de locales comerciales en zonas de tránsito de viandantes que, en lugar de tenerlos cerrados, faciliten el que sean alquilados para el desarrollo de nuevos negocios, recibirán una subvención que les cubrirá el coste del IBI durante tres o cuatro años. Para poder aplicar esta medida, se ha modificado en las ordenanzas el reglamento de subvenciones al desarrollo industrial.

Terrazas

En cuanto a las tasas relacionadas con las terrazas de bares y establecimientos hosteleros, se ha aplicado el modelo de las grandes ciudades, diferenciando por zonas y tipo de terraza. Así, habrá dos zonas diferenciadas, según centralidad y afluencia de clientes; igualmente se pagará una tasa diferente en función de si se trata de una terraza sólo con veladores, con marquesina o cerramiento.

Además de las terrazas, se regulará también en las nuevas ordenanzas el espacio del recinto ferial y la Feria de los Sabores, que antes no aparecían.

Ayuda a Domicilio

A este respecto, la ordenanza se mantendrá como hasta ahora, estando exentos de pagar este servicio aquellas personas que tengan unos ingresos como máximo de un IPREM (Indicador Público de Renta); bonificaciones del 40% para quienes no superen el 1,5 de IPREM y del 30% hasta dos veces el IPREM. Tras aplicar estos varemos, todos tienen además una bonificación del 70% sobre la cuota resultante.

La única diferencia que empezará aplicarse sobre estas tasas en 2020 será la modificación de la cuota máxima, fijada en 95 euros. Sólo pagarán por encima de este tope las pensiones más altas, si después de la aplicación de las diferentes bonificaciones, la tasa resultante excediera esta cantidad. Igualmente, no pagarán tasa aquellos a quienes la cuota resultante no exceda de los 4 euros.

La Ayuda a Domicilio es un servicio ofertado por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha en colaboración con el Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, que aportan entre ambos anualmente la cantidad de 1.600.000 euros, mientras que los usuarios, con el pago de sus tasas, aportan en torno a los 70.000 euros, en torno al 15% ó 20% del coste total del servicio. La alcaldesa aseguró que más del 75% de los usuarios no notará el cambio.

Otras tasas

Por último, se aplicará una nueva tasa en el cementerio, relacionada con el nuevo material que se está utilizando para el cerramiento de sepulturas; se subirá la del campo de golf para hacer frente a la actualización al salario mínimo interprofesional de los trabajadores de Viveros Abedul, Centro Especial de Empleo encargado de la gestión del campo y el resto de tasas serán actualizadas con una subida del 2% (subida del IPC y compensación del desajuste originado por la congelación de las mismas en años de crisis)