El Grupo Municipal de Equo y la Asamblea Alcázar Vecinal se han propuesto que se cumplan las medidas de accesibilidad propuestas por los colectivos sociales y personas discapacitadas, aprobadas en el Plan de Discapacidad de Alcázar de San Juan. 

Cuando en nuestro programa electoral decíamos que nuestra prioridad era la atención integral a las personas velando por la protección de sus derechos y su dignidad, apostando por el diseño de políticas sociales inclusivas que posibiliten el acceso a los recursos y servicios municipales en igualdad de oportunidades para toda la ciudadanía, estábamos hablando de las personas más vulnerables, entre las que se encuentran aquellas con discapacidad.

Y toda esta acción municipal con los Servicios sociales como base, tendiendo a la transversalidad, participando y coordinándose con el resto de áreas del Ayuntamiento para atender del mejor modo posible a las personas, con sus diferentes problemáticas y necesidades específicas.

En este sentido, el pasado mes de octubre, desde  Equo Alcázar Vecinal, hicimos en el pleno municipal un ruego al equipo de gobierno para que se incluyera en las áreas del ayuntamiento la partida presupuestaria suficiente para acometer la realización de las propuestas de accesibilidad aprobadas por el consejo municipal de las personas con discapacidad. Unos días antes en una reunión del Consejo Municipal de Personas con Discapacidad vimos que varias de las asociaciones asistentes manifestaron su decepción con el Equipo de Gobierno, por no haber acometido las propuestas de accesibilidad relacionadas en el Plan acordado en el Consejo y que se expusieron en los actos de la Semana de la Discapacidad de 2017.

Sabemos que muchas veces las cuestiones urgentes desplazan a las importantes, que se van quedando “para más adelante”. Ante esta realidad desde nuestro Grupo Municipal hemos puesto sobre la mesa de la negociación, cumplir con las medidas de accesibilidad acordadas, priorizándolas, hasta el final de la legislatura. Desde el equipo de gobierno se manifiesta receptibilidad ante dichas medidas, varias de ellas ya puestas en marcha, con presupuesto municipal o de la Diputación Provincial.

Son 20 medidas de accesibilidad universal, recogidas en el Plan Integral de Discapacidad, de las que 15 necesitan de presupuesto, que son las siguientes:

  • Adaptación del acceso, vestuarios y aseos de la piscina municipal.
  • Diseño de espacios transitables en aquellas vías cuyo pavimento dificulte el tránsito con adaptaciones técnicas (andadores, sillas, bastones,..).
  • Estudio y medidas para la delimitación adecuada de las calzadas sin acerado que se utilizan por vehículos y mobiliario urbano.
  • Adaptación de autobuses urbanos con plataformas y adaptados.
  • Eliminación de aceras e incorporación a la calzada.
  • Señalización auditiva y visual en los edificios municipales.
  • Habilitación de espacios y eliminación de barreras en los edificios municipales de celebración de espectáculos (Teatro, pabellones deportivos).
  • Instalación de un ascensor en el Museo Municipal.
  • Adaptación del mobiliario urbano o entorno donde se ubica (reciclado, residuos).
  • Señalización adecuada en las obras cuando afecta al tráfico de personas.
  • Dotación de semáforos sonoros.
  • Utilización de pavimentos con texturas adecuadas e indicativos para el tránsito de personas con discapacidad visual.
  • Señalización y mantenimiento de los equipamientos públicos para ejercicio geriátrico.
  • Circuito para personas con movilidad reducida, para que puedan disfrutar de paseos sin peligro y de forma cómoda.
  • Instalación de elementos de juego o ejercicio adaptado en los parques y jardines (columpios infantiles inclusivos).

Y las 5 restantes, que no necesitan presupuesto y que solamente es cuestión de voluntad política del equipo de gobierno:

  • Revisión de todas las zonas señalizadas como accesibles para comprobar que efectivamente lo son. Calles y centros públicos municipales, incluidos colegios e institutos.
  • Revisión también de edificios privados para comprobar que cumplen la normativa.
  • Cumplimiento de la normativa que regula las terrazas de los bares y locales, así como los elementos de decoro.
  • Revisión periódica de todos los obstáculos que puedan aparecer en la vía pública y que dificulten el tránsito de las personas con discapacidad.
  • Revisión periódica de la señalización vertical de marcas viales relacionadas con la discapacidad.