El 24 de septiembre se celebra la festividad de la Virgen de La Merced, patrona de las instituciones penitenciarias. Como cada año, la prisión de Alcázar de San Juan celebra una jornada especial en la que reconoce tanto el trabajo de los funcionarios como a los internos que han participado en las diferentes actividades organizadas para conmemorar este día. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, acompañada por la concejala de Seguridad Ciudadana, Amparo Bremard, se acercó hasta el centro penitenciario para acompañar a funcionarios e internos en este día.

La prisión de Alcázar de San Juan atiende en la actualidad a 84 internos, uno de ellos en régimen de control telemático. Se trata de un centro especializado, desde el año 2011, en personas mayores con desarraigo y centro de respeto en el que se encuentran, principalmente, reclusos con delitos de violencia de género y abusos deshonestos que, en otros centros, se encontrarían con el rechazo de otros internos. Según comenta el director de la prisión alcazareña, José Antonio Ramírez, no se han producido altercados ni situaciones graves de agresiones desde hace más de 15 años y las situaciones de violencia entre internos son poco frecuentes.

La alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, apuntó que el buen funcionamiento del centro y la falta de altercados y disturbios “es gracias al trabajo de funcionarios y trabajadores”, a los que agradeció la labor que vienen desarrollando en la prisión alcazareña, con la que el Ayuntamiento colabora habitualmente en el proceso de inclusión de los internos. Al igual que el Ayuntamiento, son numerosos los colectivos sociales y ONG de la localidad que colaboran en la realización de actividades con los internos de la prisión.

Entre los actos organizados en Alcázar por el Día de La Merced se encuentra la entrega de diplomas a los internos que en los días previos han participado en las diferentes actividades lúdico-deportivas con motivo de esta festividad; así como el reconocimiento de tres funcionarios que han cumplido sus 25 años de servicios, uno de ellos, David Sánchez, reconocido por el Ministerio con la medalla de plata al mérito penitenciario.

En cuanto a las necesidades actuales del centro alcazareño -derivadas de los últimos años en los que no ha habido provisión de personal, ni se han cubierto las jubilaciones- su director apuntó que faltan 11 funcionarios de interior, un jurista y un cocinero. También adelantó que en los próximos meses se van a incorporar 5 guardias civiles para hacerse cargo de la seguridad externa.