Cada año se realiza una presentación oficial del Guiso de las bodas de Camacho y este año tocaba en el hotel Intur, como en anteriores ediciones se ha hecho en bodegas y otros hoteles o restaurantes. En este acto, que reúne a empresarios de hostelería y medios de comunicación de la comarca manchega y de la región, se entregan habitualmente dos reconocimientos, porque se nombra un padrino de cada edición, en este caso Santiago Ramos, y se concede el premio Camacho de Oro, por los méritos en lo referente a promoción de la ciudad, su patrimonio y su cultura que este año ha sido para Víctor García Chocano.

Javier Vaquero, miembro de ASECEM en el sector de hostelería explicababa que se ha elegido a Garcia Chocano porque es uno de los impulsores de este acontecimiento y además ha demostrado su esfuerzo por promocionar la ciudad. Hasta ahora este reconocimiento se había hecho a título póstumo.
Victor Garcia Chocano del gremio de hosteleria organizador del evento dice “me siento premiado todos los días”, y que aunque también suele ser él el que da premios esta vez “me lo merezco”

Este año se han incorporado a este programa del guiso de bodas 24 establecimientos, entre bares, bodegas y restaurantes, que ofrecen el mismo menú de todos los años, con entrantes de lomo y chorizo de orza, el guiso propiamente dicho y los postres de bizcochá, mantecados y mistela, aparte del vino de la tierra, todo por un precio unitario de 14 euros. Pero tamibén se ofrece el guiso en otros locales y se compra para llevar o se hace en reuniones familiares. Porque el Guiso de las bodas de Camacho ya es un plato que identifica a la ciudad.

Rosa Idalia Cruz concejala de Turismo Dice que “El Guiso nos identifica”, se ha hecho un signo de Alcázar y no solo se vende en los establecimientos comerciales sino que las familias y los grupos de amigos se reunen en estos dias alrededor del puchero.

El padrino de este año ha sido el escritor Santiago Ramos, que aunque vive hace muchos años en Madrid siempre está presente en las fechas más señadas de su ciudad natal. Para agradecer este nombramiento, el poeta había preparado un breve escrito en el que recoge un recuerdo de infancia relacionado con el guiso de bodas. Era una boda de unos familiares cuando él tenia unos cuatro años y le pareció que “las albóndigas se bebían el caldo y había que cortarlas a cachos”.

Tras recoger sus galardones y dirigir sus mensajes a los invitados se pasó a la degustación del menú preparado por los cocineros del hotel. Pero antes Santiago Ramos se atavió con una vistosa y colorista bufanda o foulard y propuso la invención de una nueva orden: Sería la Orden de la Gallina, ingrediente principal del Guiso. Propone también que se instituya La Gallina de Oro y que se la den a él la primera, por haberlo inventado.

Las jornadas del guiso de bodas se han fijado en el calendario para el último fin de semana de noviembre, siempre que no se produzca coincidencia con acontecimientos gastronómicos similares. Fue en su dia una iniciativa de varios hosteleros que se ha consolidado en el calendario de la ciudad y que atrae a comensales de toda la región. Este año, sólo bares, se prevé que se venderan 5.000 menús.

Aparte de esta presentación local con entrega de galardones, los empresarios de la hostelería vuelven a llevar el guiso de bodas a una de las casetas del rastrillo Nuevo Futuro, en la casa de campo de Madrid, dónde se vende con fines benéficos ya que es un evento organizado por Aldeas Infantiles y suele congregar a personajes muy conocidos del mundo del espectáculo y de la prensa del corazón.