Ochenta docentes se dieron cita en el Centro Cívico de Alcázar de San Juan, durante los días 22 y 23 de marzo, en las Jornadas de Educación Ambiental “Educando en la Sostenibilidad” dirigidas a educadores y profesionales del medio ambiente. Jornadas, contempladas dentro del Programa de Educación Ambiental promovido por el Ayuntamiento de la ciudad, con el objetivo de facilitar herramientas al profesorado para desarrollar programas de educación ambiental en los centros educativos. Coincidiendo con la celebración del Día Mundial del Agua, el naturalista Joaquín Araujo inició las ponencias hablando de agua y sostenibilidad. La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor y el concejal de Educación, Mariano Cuartero, fueron los encargados de inaugurar estas jornadas.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, en colaboración con el Centro Regional de Formación del Profesorado, organizó durante el pasado fin de semana unas Jornadas de Educación Ambiental con el fin de dotar al profesorado de las herramientas necesarias para elaborar programas de educación ambiental en sus centros. Programas transversales, adaptados al currículo y a cada ciclo educativo, desde infantil a bachillerato.

Ochenta docentes tuvieron la ocasión de disponer de más información acerca de la situación actual de nuestro medio ambiente y de recursos indispensables como el agua; además de conocer programas de educación ambiental que se están desarrollando en otras ciudades como Barcelona, Toledo o Madrid. Programas de movilidad sostenible, ecoescuelas o huertos escolares, entre otros.

Como ponente de excepción, el naturalista Joaquín Araujo, que fue el encargado de iniciar las ponencias hablando sobre agua y sostenibilidad, tras la inauguración de las jornadas por parte de la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor y el concejal de Educación, Mariano Cuartero.

“Este tipo de actividades contribuyen a la construcción de esa ciudad sostenible en la que queremos seguir viviendo y creciendo”, apuntó la alcaldesa de Alcázar que destacó el valor de la educación como motor del cambio social; “las ideas son siempre el principio del cambio, pero han de convertirse en acciones que transformen la sociedad. El mejor motor de cambio es la educación de los más pequeños”.

Una visión con la que se mostró de acuerdo Araujo que recordó que “si no damos el paso de la conciencia a la acción, seguiremos destruyendo el planeta. Todos, si nos preguntan, somos amigos de la naturaleza, nos estremece el cambio climático y nos inquieta que desaparezcan especies o que el mar se esté ahogando en plástico. Pero, nos preguntamos ¿cuánto plástico utilizo yo? ¿uso el coche más de la cuenta?. No se trata sólo de estar al lado del medio ambiente, se trata de hacer cosas, muy concretas, que son, en primer lugar, a favor de nosotros mismos”.

Al igual que la primera edil, Araujo destacó la importancia de la educación para dar ese paso de la conciencia a la acción y desarrollar la sensibilidad real con el medio ambiente. “La demolición del mundo está en marcha. Esto no es un tremendismo, es una dura evidencia. O nos ponemos en serio en la tarea de pensar de otra forma o los datos serán cada vez peores”. Ese cambio de conciencia explicó que tiene que darse en muchos aspectos, especialmente siendo conocedores que los recursos naturales, como el agua, no son ilimitados. “No podemos considerar que el agua es un bien ilimitado y un recurso exclusivamente a nuestro servicio. Si no extremamos radicalmente el cuidado y acabamos con la indiferencia en cuanto a su uso, el agua seguirá teniendo sed. ¿Cómo damos de beber al agua? Gastando menos, cumpliendo con las normativas europeas de depuración o regando en la proporción justa los cultivos. El agua deja de tener sed cuando la dejamos en libertad”.

Además de la ponencia de Joaquín Araujo, en las Jornadas de Educación Ambiental se habló también del paisaje y su didáctica, de proyectos de ahorro energético en centros educativos o del trabajo en red.