El Centro de Mayores de Alcázar de San Juan acogió en la mañana del martes, 26 de marzo, una jornada del Ciclo de Diálogos Ciudadanos para reflexionar sobre la Unión Europea y su influencia en la vida cotidiana. Un encuentro intergeneracional en el que participaron usuarios del centro y jóvenes del instituto de Educación Secundaria y Bachillerato María Zambrano. La alcaldesa de Alcázar, acompañada por la Delegada de la Junta en la provincia de Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo y la Directora General de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos, Virginia Marco, abrieron esta jornada que busca informar y promover la participación ciudadana en asuntos europeos.

El Ciclo de Diálogos Ciudadanos, que viene desarrollándose en diferentes comunidades autónomas del país, llegó a Alcázar de San Juan para informar, promover el debate y la reflexión sobre la Unión Europea entre jóvenes y mayores. El Centro de Mayores acogió esta actividad en la que, además de la Directora General de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, Virginia Marco, participaron también la responsable del Centro Europe Direct Castilla La Mancha, Carmen Mancebo y Luis Rubio, asesor de la oficina de Castilla La Mancha en Bruselas.

Las ponencias, que se abrieron a debate, trataron de exponer la importancia que la legislación europea tiene para el entorno más próximo y recoger las opiniones y sugerencias de la ciudadanía para futuros desarrollos.

“Queremos promover la participación de la ciudadanía en los asuntos europeos, más allá de las elecciones, escuchando las preocupaciones y necesidades de la gente para reforzar el paraguas de la Unión Europea, que se encuentra en un momento convulso, desde la crítica constructiva”, apuntó Virginia Marco, recordando que la entrada de España en Europa en el año 1986 contribuyó a fomentar la paz social en nuestro país.

Sobre el aspecto social que implica la pertenencia a la UE, habló también la Delegada de la Junta en la provincia de Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo, destacando que determinados programas europeos como el FOCAL, las becas Erasmus y otros, contribuyen a dotar de igualdad de oportunidades y desarrollo a los entornos rurales, a mejorar la educación de los jóvenes y sus opciones laborales o dotar de infraestructuras educativas, empresariales, agrarias y tecnológicas a los pueblos y ciudades de la región. “Muchas políticas vienen de Europa y es mucho el trabajo que se puede hacer gracias a ellas”, aseguró.

Por su parte, la alcaldesa alcazareña pidió a los asistentes que intercambiaran experiencias “ya que el encuentro intergeneracional permite ver la realidad del pasado más reciente, nuestra historia contemporánea y cómo han cambiado las cosas en nuestro presente, además de poner los cimientos para mejorar en un futuro”. Melchor puso ejemplos tan sencillos como que hace más de 40 años no se podía viajar por Europa si no era con pasaporte, al contrario que en la actualidad que podemos hacerlo simplemente con el DNI. “Cuando en 1986 entramos en Europa, teníamos muchos retos por delante y tuvimos que acelerar para ponernos al nivel de aquellos países que crearon la Unión Europea. Pocos países han sido capaces de hacer lo que hicimos, ponernos al día en apenas 15 años; multiplicando por veinte la capacidad de exportación de nuestros productos, ganando mayor poder adquisitivo para la ciudadanía”. La alcaldesa insistió en que el entorno en el que se movían las personas que ahora son mayores “era mucho más limitado” que el actual, algo que se ha conseguido gracias al avance que supone formar parte de la Unión Europea. Dirigiéndose a los jóvenes les recordó que ahora tienen la oportunidad de estar más preparados, en igualdad de condiciones que el resto de jóvenes europeos, “cuando para vuestros abuelos e incluso para vuestros padres era difícil acceder a estudios superiores, para muchos impensable poder ir a la universidad”. Les animó a “seguir soñando” para mejorar el futuro. Un futuro que señaló será mucho mejor contando con las ayudas europeas, como los fondos FEDER, que contribuyen a la evolución y el desarrollo de pueblos y ciudades.