El Gobierno de Castilla-La Mancha promoverá el liderazgo de los directores gerentes y de los equipos de dirección de cada Gerencia para mejorar la implantación, apoyo y seguimiento de los proyectos de seguridad del paciente, un componente clave de la calidad asistencial y relacionado con otras muchas dimensiones de la propia calidad, como la efectividad y la eficiencia en la atención.

Así lo ha indicado la directora gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, Regina Leal, durante la clausura de la jornada abierta ‘Seguridad del paciente, una mirada desde el derecho sanitario’, organizada por la Dirección General de Calidad y Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Consejería de Sanidad y que se ha celebrado esta semana en Toledo.

Leal ha asegurado que desde el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Consejería de Sanidad y el SESCAM, se ha asumido como un objetivo prioritario minimizar los riesgos derivados de la atención sanitaria y crear una cultura de seguridad del paciente, de manera que se eviten los posibles eventos adversos, como los riesgos quirúrgicos, de infecciones nosocomiales o los derivados del uso de medicamentos.

Para ello, ha abogado por trabajar en dos líneas fundamentales. Por un lado, empoderar al paciente y “hacerle dueño de su proceso”, para lo cual debe estar informado y formado y, por otro, conocer los errores que se producen y que suelen repetirse para implantar medidas que los eviten.

En este sentido, ha destacado la puesta en marcha de la Red de Expertos y Profesionales en Seguridad del Paciente, una de las herramientas de las que se ha dotado la Consejería de Sanidad para avanzar en la consecución de estos objetivos.

Leal ha recordado que esta Red tiene entre su misión promover y mejorar la cultura de la seguridad en nuestro sistema sanitario, favorecer la incorporación de la gestión del riesgo en los procesos llevados a cabo en los centros sanitarios e impulsar la puesta en marcha de prácticas seguras.

“Todo ello -ha añadido- con la implicación de los profesionales, ciudadanos y los propios pacientes, porque la concienciación sobre esta realidad no solo debe recaer sobre los profesionales sino también en los propios usuarios de la sanidad”.

Ese cambio cultural debe estar liderado, según la directora gerente del SESCAM, por las direcciones de los centros sanitarios “que se deben implicar de lleno en la seguridad del paciente”.

A este respecto, ha considerado muy acertada la iniciativa que va a poner en marcha la Red de Expertos para llevar a cada Gerencia una serie de seminarios, dirigidos a los equipos directivos y mandos intermedios, para formarles e informarles en materia de seguridad del paciente y, sobre todo, en los proyectos que se están desarrollando y coordinando desde la Consejería en este sentido, de tal manera que sirvan de correa de transmisión al conjunto de profesionales de sus respectivos centros.

Estrategia de Seguridad del Paciente

Por otra parte, se ha referido a otras de las acciones que está llevando a cabo la Red de Expertos como la elaboración de la Estrategia de Seguridad del Paciente de Castilla-La Mancha 2017-2020, cuyo documento definitivo estará listo en el último trimestre de este año, o las diferentes acciones que están desarrollando en la línea de disminuir las infecciones relacionadas con la asistencia sanitaria -apoyo a los proyectos Zero, higiene de manos o código sepsis-, y mejorar la seguridad del paciente en cirugía.

Otra de las líneas de trabajo en las que se debe incidir, según Leal, son los sistemas de notificación y registro de efectos adversos, complemento a otros instrumentos ya existentes para la detección de errores e incidentes, y que permiten recopilar la información procedente de las notificaciones realizadas por los profesionales implicados en una determinada actividad asistencial con el fin de detectar los fallos y, lo más importante, corregirlos.

Para ello, considera conveniente y deseable la definición previa para el conjunto del Sistema Nacional de Salud de una serie de características comunes que permitan el diseño e implantación por las comunidades autónomas de un mismo tipo de registros.

“Sería muy relevante clarificar aspectos que han sido tratados en esta jornada tales como si las notificaciones que se practiquen ante este tipo de registros deben ser obligatorias o voluntarias, confidenciales o anónimas, punitivas o no, así como el tipo de protección jurídica que, en su caso, se deba brindar al profesional notificante”, ha concluido.