Con motivo del Día del Daño Cerebral Adquirido, los miembros de ADACE (Asociación de Daño Cerebral Adquirido) en Alcázar de San Juan instalaron el jueves, 26 de octubre, una mesa informativa en la Plaza de España dando así visibilidad a las personas que viven con este trastorno.

En su manifiesto reivindicaron en esta ocasión una estrategia nacional de atención integral que permita vivir con la “máxima calidad de vida” a los afectados. La alcaldesa alcazareña acompañó a la asociación durante la lectura del manifiesto.

Hace 10 años que se celebra el Día Internacional del Daño Cerebral Adquirido, que no es otra cosa que las secuelas que ha dejado en la vida de muchas personas -420.000 en España – un accidente con traumatismo cráneo-encefálico, un ictus o un tumor cerebral, entre otras causas.

El lema de ADACE no es otro que “Una vida salvada, merece ser vivida”, y ser vivida con dignidad; ya que la mayor parte de los afectados se ven obligados a cambiar su proyecto de vida y, con ellos, sus familiares. Se estima que el 89% de los casos de traumatismo, ictus, etc. dejan secuelas que provocan dependencia. Secuelas no sólo físicas, sino relacionadas con la memoria, la comunicación, emocionales, la conducta… que en muchas ocasiones son difíciles de percibir y entender por el resto de la sociedad. Por este motivo, desde la asociación de afectados y familiares en Castilla La Mancha -donde hay 20.000 personas que padecen las consecuencias de este tipo de daño cerebral- hace visible esta realidad en su Día Internacional.

La principal reivindicación, que el Gobierno central establezca una estrategia nacional de atención integral para estas personas, “que podemos se cualquiera, ya que cada año en España se dan más de 104.000 casos de discapacidad por Daño Cerebral Adquirido”. Explicó Anastasio López, presidente de la asociación en Alcázar. Una atención que pasa por ampliar los centros especializados de atención después del alta hospitalaria por el motivo que ocasionó la lesión. En Castilla La Mancha sólo existe un centro así en Guadalajara.

Como el año anterior, la primera edil alcazareña, Rosa Melchor, acompañó a la asociación en la lectura del manifiesto y mostró el apoyo del Consistorio “en todo aquello en lo que podamos contribuir, como hemos hecho hasta ahora”.