La despoblación de los núcleos rurales y la pérdida de servicios o de atención humana es un problema que afecta, especialmente, a las personas mayores y a las que sufren algún tipo de discapacidad. Por este motivo, la Confederación Regional de Asociaciones Vecinales (CAVE) ha creado un Grupo Regional de Mayores para llamar la atención sobre su valor y las necesidades con las que día a día se encuentran en estos núcleos rurales. Campaña que han trasladado en Alcázar tanto al Ayuntamiento como a la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVA)

Fernando Mendoza, presidente de la CAVE, presentó en Alcázar la primera campaña encaminada a poner en valor el papel de las personas mayores y llamar la atención sobre las dificultades que, debido al despoblamiento, se encuentran a diario en los núcleos rurales de nuestra región. Dificultades relacionadas directamente con la pérdida de servicios como el cierre de entidades bancarias o la mecanización de otros como los surtidores de combustible. Apuntó que, de los 919 municipios de Castilla La Mancha, más de la mitad se están viendo afectados por este motivo. “Debemos buscar soluciones conjuntamente con la Administración para que un problema, que está pasando desapercibido, se haga visible y se atienda al mundo rural y, en especial, a las personas mayores o con algún tipo de discapacidad”.

La alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que se reunirá con la CAVE, apuntó que desde el Ayuntamiento prestarán especial atención a esta iniciativa -que centralizará en Alcázar la FAVA- por “solidaridad” con el entorno rural, sin olvidar que la ciudad cuenta con dos núcleos de población menores como son Cinco Casas y Alameda de Cervera, que pueden verse afectados por este motivo.

El Grupo Regional de Mayores de la CAVE llevará a cabo otras campañas relacionadas con el futuro de las pensiones y el copago y atención sanitaria.