La gastronomía es un elemento que no falta en ninguna de las feria y fiestas de Alcázar de San Juan y que cobra especial relevancia durante la Feria, con las degustaciones diurnas y nocturnas. El 3 de septiembre, los platos estrella fueron la pipirrana, durante la Feria de Día, y el pisto manchego por la noche. Dos platos tradicionales, señas de identidad de la ciudad.

El mantenimiento de las tradiciones gastronómicas, como señas de identidad, es uno de los objetivos del equipo de Gobierno alcazareño que, durante la Feria y Fiestas, concede a la elaboración de platos típicos un lugar relevante. Así, todas las mañanas y por las noches, hay degustaciones en torno a un plato como protagonista.

El 3 de septiembre fue el turno de la pipirrana, en la Feria de Día, y el pisto manchego por la noche. La asociación Peña Flamenca y el Ateneo Cultural de Alcázar fueron los respectivos anfitriones de las cuadrillas que se animaron a participar en la elaboración de estos platos, en torno a los cuales se desarrollan momentos únicos de convivencia vecinal.

“Que las asociaciones y colectivos alcazareños participen activamente en la organización de la Feria es importante”, aseguró la alcaldesa de Alcázar, Rosa Melchor, destacando que “su implicación durante las fiestas para el mantenimiento de las tradiciones gastronómicas es una muestra más de que nuestra ciudad está viva”.

Galería de la degustaciones manchegas

Fotografías del Ayuntamiento.