Javier Andreu de La Frontera, Manuel España de La Guardia y Javier Ojeda de Danza invisible, hicieron corear y bailar sus éxitos más conocidos a más de 4.000 personas en Alcázar de San Juan, en el segundo concierto solidario de Feria que se celebró en la noche del 3 de septiembre. La recaudación de este concierto irá destinada para los diferentes proyectos del Consejo Local de Cooperación.

La música de los 80 vuelve a triunfar en Alcázar de San Juan. Es el segundo año que un espectáculo conjunto de bandas e intérpretes de la década musical más prolífica en España constituye uno de los conciertos solidarios de la Feria, tras el éxito del celebrado durante las fiestas de 2017.

Una fórmula que funciona, como atestiguaron las 4.200 personas que se acercaron en la noche del lunes a disfrutar de los temas más míticos de Danza Invisible, La Guardia y La Frontera. Y funciona, según los propios artistas, porque “no hay un claro relevo generacional” en la música de banda -comentó Javier Ojeda antes del concierto- “Ahora, la gente canta canciones de otros. En los 80 se dio una época en la que el underground se convirtió en masivo. Todos los grupos veníamos de abajo y estábamos en la televisión, en las listas de éxitos… Ahora, en la tele hay programas reality que han acabado con las bandas”.

El líder de La Guardia, Manuel España, es de la misma opinión y cree que este tipo de realities al final están beneficiando a las bandas de los 80, “porque la gente quiere conciertos en vivo”, apuntó además que el repaso por la historia musical de los tres grupos en un solo concierto es la clave del éxito del espectáculo que, hace un tiempo, les propuso llevar a cabo el manager de los tres grupos. “Es un formato que funciona bien y que a la gente le encanta”, subrayó Javier Andreu.

Lo cierto, es que no defraudaron e hicieron vibrar a un público con una media de edad entre los 30 y los 50 años. Un público que, durante el concierto, volvió a su juventud y a recordar sus 18 años.