En los últimos años está habiendo un repunte de las agresiones sexuales entre los jóvenes, especialmente en ámbitos y situaciones festivas. Por este motivo, Alcázar acogió el pasado 31 de agosto la campaña dirigida a adolescentes del Instituto de la Mujer “sin un sí, ¡es no!” para sensibilizar y dar información acerca de la violencia de género. Igualmente, por primera vez, se ha instalado en el recinto ferial -junto a la Policía Local, Cruz Roja y Protección Civil- un “Punto Violeta” para la concienciación y prevención de este tipo de situaciones.

El Ayuntamiento de Alcázar de San Juan, a través de la Concejalía de Igualdad y en colaboración con el Instituto de la Mujer, ha llevado a la práctica durante la Feria y Fiestas acciones para concienciar a la sociedad, especialmente a los más jóvenes, al respecto de las agresiones sexuales y la violencia de género, con el fin de prevenir incidentes que atentan contra las mujeres. En este sentido, entre las once de la noche y las dos de la mañana del pasado viernes, 31 de agosto, se instaló un puesto informativo en la zona de los multi-cines para sensibilizar contra la violencia de género

La campaña estaba dirigida principalmente a jóvenes y adolescentes, informándoles sobre qué es la violencia de género y como prevenir agresiones, especialmente a la hora de salir de fiesta o estar en ambientes en los que se consume alcohol y es más fácil descontrolar. Desde el Instituto de la Mujer se pone especial atención a las “violaciones en cita”, que son aquellas que se producen por parte de algún conocido. “Más del 80% de las agresiones sexuales y violaciones vienen por personas conocidas, alguien con quien se incluso se ha podido tener anteriormente algún tipo de relación sexual. Insistimos en que por haber tenido alguna vez una relación con una persona no significa que pueda tenerla siempre y cuando quiera. Sin un sí, es no”, explicó a los medios María Abajo, una de las voluntarias participantes en la campaña.

Mediante diferentes juegos y preguntas, repartieron información a la población alcazareña relativa a la violencia de género, “que siempre es del hombre hacia la mujer, porque es una situación histórica, ya que durante siglos, socialmente se ha visto a las mujeres como el sexo débil”, insistió Abajo. “Tenemos claro el mensaje, pero aún no lo tenemos interiorizado. La concienciación sigue siendo necesaria para saber de qué estamos hablando. Queda camino por recorrer, lo vemos por el aumento de las agresiones sexuales entre la población joven y el alto grado de permisividad hacia éstas. Si no hay consentimiento, es una agresión. Es una cuestión educacional y este tipo de campañas contribuyen a la concienciación”.

Por el puesto informativo del Instituto de la Mujer pasaron la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor y el concejal de Igualdad, Mariano Cuartero. “La prevención está más que justificada”, comentó la primera edil, “más cuando vemos cómo están lamentablemente aumentando las agresiones de género entre la juventud”. Melchor aseguró que las fiestas de Alcázar suelen transcurrir sin incidentes, “pero no está de más llevar a cabo este tipo de acciones”.

Punto violeta

A la campaña regional se suma este año, por primera vez, la instalación de un “Punto Violeta” a la entrada del recinto ferial y próxima a la zona joven. “Será un punto violeta, arco-iris, porque la prevención e información está también dirigida al colectivo homosexual”, explicó la alcaldesa de Alcázar.

El “Punto Violeta” se instalará junto a los puestos de Policía Local, Protección Civil y Cruz Roja para poder hacer frente con rapidez a cualquier tipo de incidente de violencia de género. Estará abierto hasta la madrugada, durante los períodos de mayor afluencia de gente. Además, se repartirán dípticos informativos entre los jóvenes. “Se ha situado este punto cerca de los puestos de seguridad, para poder reaccionar rápidamente en caso que se produzca algún tipo de incidente”, explicó Melchor.

La alcaldesa adelantó que se aumentarán las partidas destinadas a igualdad por parte de la Junta de Comunidades que, en Alcázar, permitirán realizar inversiones para mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras del Centro de la Mujer y del centro de urgencia (CUR), además de para desarrollar iniciativas encaminadas a la prevención, información, concienciación, y educación, “que son básicas para que dejen de ocurrir este tipo de agresiones”.