Es la segunda feria en la que Alcázar de San Juan cuenta con un punto violeta-arco iris para la prevención de las agresiones sexistas durante las fiestas. En 2019, el punto se ha ampliado con dos ubicaciones, una junto al puesto de Cruz Roja, a la entrada del recinto ferial y otra -que alcaldesa y concejales visitaron- en la Avenida de Pablo Iglesias, próxima a la zona de mayor tránsito joven. Los profesionales de APROI y Wado LGTBI atienden estos puntos para informar y concienciar sobre las situaciones que suponen acoso o agresión contra mujeres y colectivo LGTBI, además de estar preparados para atender a las posibles víctimas de violencia de género o sexista.

El Ayuntamiento de Alcázar, a través de la Concejalía de Igualdad y Diversidad, ha vuelto a poner en marcha los puntos violeta-arco iris durante los días de feria. Los puntos están siendo atendidos por dos asociaciones especializadas en la información, concienciación y prevención de las agresiones sexistas, así como en los protocolos a seguir en caso que se produzcan este tipo de situaciones para proteger y atender a las víctimas. Estas asociaciones son APROI (Asociación Profesional para la Promoción de la Igualdad de Género) y Wado LGTBI. Los puntos estarán abiertos todos los días de feria, a excepción del domingo, entre las doce de la noche y las cinco de la madrugada.

“Después del incidente de La Manada, el movimiento feminista de Pamplona comenzó con la iniciativa de los puntos violeta para prevenir las agresiones sexistas durante las fiestas. Una iniciativa que se está extendiendo a otras ciudades y a la que se suma también el colectivo LGTBI, que es frecuente que sufra agresiones verbales contra su identidad y expresión de género”, comenta Carlos Moreno, coordinador de Wado Ciudad Real.

La idea de poner en marcha los puntos violeta-arco iris en la provincia de Ciudad Real partió de APROI, que consideró que esta iniciativa era necesaria para prevenir y registrar las posibles incidencias sexistas que se pueden producir durante las fiestas; tanto físicas como verbales. La clave para saber que se está produciendo una agresión verbal es cuando la persona a quien va dirigida se siente incómoda o insultada. Cuando esto ocurre y se acerca a uno de estos puntos, la incidencia queda registrada y se ofrece a la víctima toda la información necesaria al respecto. Si la agresión es física y necesita atención primaria, se llama a protección civil y si se trata de una agresión muy grave, se pone en conocimiento de la Policía Local que será la encargada de seguir los protocolos legales establecidos.

“Afortunadamente Alcázar es una ciudad que, a pesar de aglutinar a gente de toda la comarca en todas las actividades públicas que realiza y de forma extraordinaria durante la Feria y Fiestas, no suele haber altercados. Sin embargo, no está de más prevenir y concienciar con estos puntos violeta-arco iris que ya se pusieron en marcha el pasado año”, apuntó la alcaldesa alcazareña, Rosa Melchor, que junto a los concejales del equipo de Gobierno se acercó hasta uno de estos puntos tras la inauguración de la feria. Puso en valor que en las fiestas de 2019 “se ha dado un paso más” y se han habilitado dos casetas informativas, ampliando la cobertura del punto violeta-arco iris. “Hemos sumado una ubicación más próxima a la zona donde mayor número de gente joven se concentra en estos días. Además, este año se han hecho cargo de este servicio dos asociaciones especializadas en este tema que son las que ofrecen información y ejercen la labor de concienciación, además de estar preparados para actuar y orientar a las personas que puedan sufrir algún tipo de agresión sexista. Esta es la finalidad de los puntos violeta-arco iris”.

Además de atender a las posibles víctimas, a los puntos violeta-arco iris puede dirigirse cualquier persona que presencie este tipo de situaciones y denunciarlas. “Sin un Sí, es un NO”.