San Isidro se ha celebrado sin romería, pero se ha podido visitar al santo en su Ermita

Alcázar celebraba este fin de semana la festividad de San Isidro. Un San Isidro distinto, sin romería, en el que solo han tenido lugar los actos religiosos, la presentación de las Damas y el traslado del Santo a la Ermita, donde los fieles se acercaron ha hacer la visita tradicional y lo hicieron de una manera ordenada y tranquila, como explicaba el presidente de la Hermandad, Jesús Antonio Vargas.

La alcaldesa, Rosa Melchor, acompañaba a la Hermandad en la Función principal, con la que se ponía fin a los festejos organizados, y también asistía a la presentación de las Damas, explicaba que aunque este año con la pandemia también ha habido restricciones, no tiene nada que ver con el dramatismo del pasado año.

Ha tenido unas palabras de agradecimiento, de recuerdo y gratitud. Ha querido agradecer a Jesús Vargas su valentía para aceptar el cargo de presidente ante el fallecimiento del anterior Julio Romero, dar un paso adelante y ocuparse de la Hermandad que además es la única que tiene una romería de la que todos tenemos vivencias y recuerdos. El año que viene seguro que podremos hacer una romería como la conocemos, decía la alcaldesa.

Ha tenido también palabras de recuerdo para Julio Romero, porque volverá San Isidro pero habrá muchos que nos falten.

Y ha querido tener un agradecimiento para toda la ciudad de Alcázar de San Juan porque han demostrado una vez más responsabilidad, generosidad y saber estar en un momento que era complicado como ha sido la visita a la ermita “hemos vuelto a dar un ejemplo de ciudadanía, civismo y responsabilidad”.

El presidente se manifestaba satisfecho con el comportamiento de toda la gente que ha acompañado a la Hermandad, al igual que ha agradecido al resto de hermandades religiosas su compañía. Animaba a participar en la Hermandad y a que se acercaran a colaborar con este santo que tanta tradición tiene en Alcázar.

Este años las damas del santo han sido Rocío Vargas Porras, Leyre Moreno Pascual y Rosa Ruiz Ramos.

Advertisement
Ir arriba