Desde la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, UPA de Castilla-La Mancha, se han presentado una serie de observaciones ante la propuesta de modificación del Real Decreto 772/2017 de Potencial Productivo Vitícola, motivado para la aplicación de novedades en el régimen de autorizaciones que establece el Reglamento (UE) 2017/2393 del Parlamento Europeo y del Consejo de 13 de diciembre, más conocido como Reglamento Ómnibus.

El responsable de Vino de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos, Alejandro García-Gasco Alcalde, remarca que aunque la organización agraria está de acuerdo en las principales propuestas de modificación, “sí que hemos planteado algunas cuestiones y remarcado nuestros planteamientos en unos cuantos aspectos para que se destaquen en la redacción final”. Así, la organización agraria ha comunicado al Ministerio la petición de que el límite máximo de superficie admisible por solicitante debería ser de 5 hectáreas.

Este límite solo se tendrá en cuenta cuando el total de superficie admisible solicitada supere la superficie disponible para autorizaciones de nuevas plantaciones. “Desde UPA siempre hemos propuesto la necesidad de establecer un límite máximo de superficie por solicitante, y una vez que esta demanda ha sido regulada por el Reglamento Ómnibus, nuestra propuesta cuantitativa es la de establecer ese límite en 5 hectáreas”, de manera que sería más justo y equitativo.

En este sentido, dicha limitación cobra sentido porque la organización agraria defiende el acceso y quiere garantizar la viabilidad de las pequeñas y medianas explotaciones, y los agricultores a título principal. Según García Gasco, es importante “que tengan garantía de acceso a la demanda de plantaciones de viñedo”. Se trata de una de las demandas históricas de la Unión de Pequeños Agricultores, “al incluir este límite de cinco hectáreas garantizamos que el pequeño agricultor tenga acceso a él”.

Una de las propuestas más importantes de la UPA se refiere a la condición de joven agricultores. En cuanto a la puntuación sería bueno incluir el concepto de “joven agricultor” al criterio de buen comportamiento previo con una puntuación de 4; y para los viticultores con pequeña/mediana explotación mantener la puntuación de 4, 3, 2 y 1 promocionando las más pequeñas. Es decir, que se siga priorizando a los agricultores jóvenes “que tienen ya algo de viñedo”. Según García-Gasco Alcalde, exceptuando algunos casos el agricultor que se incorpora ya tiene viñedo arrendado o en propiedad; con lo que UPA considera que se tiene que priorizar para “evitar especulaciones, y gente ajena al sector”, y que quiera aumentar su pequeña explotación. Supone básicamente una defensa cerrada del pequeño y mediano agricultor.

Finalmente, el responsable de Vino de UPA menciona otra de las cuestiones importantes como son las restricciones parciales, “estamos de acuerdo en que el procedimiento a aplicar para las autorizaciones de replantación y conversión de derechos en autorizaciones, en las zonas delimitadas por la zona geográfica de una DOP para la cual se haya establecido una restricción parcial, sea el mismo que el empleado para las autorizaciones de nueva plantación”.

La entrada UPA CLM sigue defendiendo al viticultor profesional en la revisión del decreto se publicó primero en Diario de Castilla-la Mancha.

Más en últimas noticias de Castilla-La Mancha.